jueves, 8 de noviembre de 2007



LA DEPRESIÓN DA LA CARA

La depresión, que ha permanecido durante siglos escondida bajo la máscara del alma, se deja ver por fin con luz y taquígrafos, al menos en cierto modo. La depresión pertenecía al mundo del alma, al mundo interior, sin tener nada que ver con la física del cerebro (aunque sí con la química, sobre la que actúa la medicación antidepresiva).
Y es que un equipo científico español ha conseguido medir con instrumentos objetivos el grado de depresión que padece un individuo.
Según estos científicos, la depresión está inversamente relacionada con la amplitud de una onda que se produce en el lóbulo occipital del cerebro (concretamente la onda llamada P300). Esta onda puede ser medida cuando se somete al individuo a una estimulación visual. Se muestran al individuo unos círculos y unos cuadrados en una pantalla, y el individuo debe levantar un dedo cada vez que aparezca un cuadrado. Cuanto mayor sea la longitud de onda, menor será el grado de depresión, y viceversa (para más información consultar http://es.noticias.yahoo.com/consumer/20071105/thl-una-investigacion-pionera-permite-me-fe6c002_1.html).
La depresión deja de ser algo subjetivo, que describe en el lenguaje coloquial desde un momento de somnolencia hasta una enfermedad mortal (por suicidio), a ser algo objetivo, que los médicos pueden cuantificar.
De este modo, ya no habrá más bajas fingidas por depresión, y tampoco se tildará a un deprimido como vago o como débil.
Pienso que éste es un avance importantísimo dentro de la lucha contra la depresión, si bien debe ser tomado con cautela, porque al menos yo también sigo pensando con la tradicional dicotomía alma-cuerpo y la verdad, esto de que se pueda medir físicamente el estado de ánimo de una persona no casa bien con dicha idea.

2 comentarios:

peavy dijo...

CURIOSO CURIOSO.....uhmmmm,lo ke no tenia ke haber es depresiones¡¡¡o por lo menos un poco de comedura de tarro,o algo asi.....si fueramos todos felices tb me pareceria raro......tb esto de ke pase en el currooo....oye chato,vete a casa ke tienes un 79 por ciento de depresion,a ver si la bajamos con reposo....como la fiebre,seria gueno,muchas veces he estado en algun curro...ke no se si era por currar ...(tambien era,tb),o por lo mal ke estaba,era un suplicio...,asi ke no estaria nada mal medirla¡¡Felicidad y paz¡¡

Perreti dijo...

Coincido plenamente con el autor de la entrada respecto a lo de que la depresión se pueda medir cuantitivamente en algún aspecto, no es sino un gran avance, y como tal, pues bienvenido sea el estudio.
No obstante, en mi humilde opinión, enfermedades de este calado, tanto la depresión, como cualesquiera otras que se puedan relacionar con procesos mentales, hoy por hoy todavía son auténticos enigmas para los profesionales, supongo que como consecuencia directa de la compleja y desconocida estructura del cerebro.
Lo que pretendo señalar, es que en cualquier caso cualquier avance es positivo (medicación efectiva, medir la longitud de onda de la P300...), si bien, hoy por hoy, todavía son dolencias muy vinculadas al profesional de tú a tú (psicólogo, psiquiatra, orientador...), en lo cuales no creo como una panacea, pero al menos no dejan de constituir un apoyo profesional nada desechable.
De todas maneras, si la felicidad no llama a tu puerta, entre que viene y no, intenta buscarla, ya que a lo mejor te la encuentras donde y cuando menos te lo esperes.