miércoles, 2 de abril de 2008

¿CRISIS?, ¿QUÉ CRISIS?

En el idioma chino, una misma palabra hace referencia a los conceptos tanto de crisis como de oportunidad. De los chinos siempre se ha dicho que son más listos que el hambre, por lo que no debemos menospreciar sus matizaciones intelectuales.
Que crisis y oportunidad se aúnen en un solo término significa que, para ellos, de un acontecimiento que en principio es generador de peligro, se puede sacar un beneficio.
Esto en la mentalidad occidental no lo tenemos muy asumido. Una crisis es un peligro sin paliativos, un momento para cerrarse en banda e incluso para echarse tras las barricadas.
Pero recuerden aquel anuncio de la tele en el que a un empleado le anunciaban su despido. Se dibujaban dos escenarios alternativos. En el primero, la desesperación por perder su empleo le anonadaba. En el segundo, se imaginaba lo que iba a mejorar su vida a partir de entonces.
En las recomendaciones que hacen los psicólogos a los aspirantes de empleo para que tengan éxito en sus entrevistas se aplica la reformulación positiva. Ésta consiste en preparar la entrevista de tal manera que no te cojan en fuera de juego, convertir lo que en principio el entrevistador pudiera considerar un defecto en virtud. Por ejemplo, ¿que te van a decir que eres demasiado viejo para el puesto? Contestarás que así harás valer tu experiencia. ¿que pensarán que no eres demasiado viejo sino demasiado joven? Así no tienes vicios adquiridos (vicios profesionales, digo, en lo otro ya no me meto).
En el ámbito empresarial, una compañía petrolera en crisis por la aparición de energías alternativas, podría aprovechar la oportunidad de desarrollar ella misma dichas energías alternativas. Así, no sólo no se vería perjudicada, sino que podría verse incluso reforzada. Si se empecina en el petróleo, por el contrario, pocos telediarios le quedan.
Esto significa que de cada crisis que tenemos podemos salir fortalecidos. Pasando ya a temas más personales, una crisis nos puede servir para empezar a plantearnos alternativas, oportunidades, que la costumbre cotidiana no nos había iluminado.
Examine su vida. ¿A qué aspectos desagradables puede darle la vuelta como a un calcetín para que, cuando menos, no se vean los remiendos? Los ejemplos en que se pueden aplicar estos principios son multitud: el despido de un empleo, una enfermedad que nos puede humanizar, el adiós de un amor.
Para animarles en la reflexión, les pondré un ejemplo personal. Ante ciertas calamidades que asolan últimamente mi vida y le contaba el otro día a un amigo, éste me decía: “chico, eso que te ha pasado es tan raro que puedes aprovechar para escribir un libro”. Yo no sé si lo haré, aunque el consejo es excelente e ilustra a la perfección lo que quiero exponer en esta entrada.
Kafka lo hizo (aunque le acompañaba cierto talento literario, eso sí), y pasó de engrosar el ejército de desgraciados a poseer fama mundial y, sobre todo, enriquecer y emocionar a millones de lectores. Supo ver la oportunidad: ya que tenía una vida desgraciada, que sirviera para algo.
Y es que, sin necesidad de irnos a Oriente, sí que sabemos que “en este mundo traidor, nada es verdad ni es mentira, que todo depende del color del cristal con que se mira”.

11 comentarios:

Gata Negra dijo...

Que buena entrada José, me vendría como anillo al dedo,si supiera como darle la vuelta a mi calcetín.

Feliz Día :)

La terapia de Rafaela dijo...

para darle la vuelta alcalcetin, tendrás que verlo con otro cristal desde luego, dejar tus creencias catastrofistas, enterrar los pensamientos negativos y muy importante, es ¿cómo te lo tomes, cómo te afecte la crisis... y el valor que le das a cada aspecto de tu vida.
Jose creo recordar que tienes a tu madre enferma, yo he pasado por ello y las enfermedades terminan afectando todos los demás aspectos de la vida. Pero se aprende, aunque se pasa mal.
Decía Ellis creador de la "Terapia Racional de las Emociones" que si eres catastrofista donde hay crisis, no ves oportunidades, se disparan pensamientos automáticos en donde todo lo ves negro, puesto que así funcionamos los occidentales; y para cambiarlos hay que hacer un trabajo´terapéutico. Además tenemos una creencia irracional (Según Ellis) "que para lograr la felicidad por inercia y sin hacer nada, evitar afrontar ciertas dificultades y responsabilidad..." Estas creencias te dejan desarmado para enfrentar una crisis.
abss

John C. dijo...

Crisis+oportunidad="crisistunidad".
Si mal no recuerdo es una genialidad de Homer Simpson.

Es curioso pero he interpretado,ya sabe como soy yo para estas cosas,a traves de su post que viene a decir que Dios nunca cierra una puerta sin antes abrir una ventana.

La única manera de quedar atrapado en una crisis es no hacer nada.Por lo demás siempre hay una salida.
Y desde luego influye mucho en la personalidad de cada uno el afrontar esos momentos chungos.

Yo paso de crisis pq no me puedo permitir ese lujo.Ya tengo bastantes cosas en la cabeza como para entrar en barrena.

Un saludo

pd.-Le ánimo a que usted escriba un libro.De lo que sea,pero le animo a que escriba.

Magia dijo...

Por DD! no sé lo que te ha pasado, pero se sospecha algo dramático, sea lo que sea seguro tendrá ventajas (y no soy china)

José dijo...

Desde luego, muchas veces pasar de la teoría que expongo aquí a la práctica de unas medidas concretas no es fácil.
Para la crisistunidad tuneada, desde luego que lo peor es no hacer nada. También hay que tratar de cambiar el punto de vista, de dejar las creencias catastrofistas sobre todo, como bien dices, Rafaela. Totalmente de acuerdo con lo de que queremos la felicidad sin dificultades. Estoy pensando en una entrada sobre eso.
Por último, magia, más que algo dramático, es que se me ha juntado todo (ya lo decía creo que don Quijote: "bien vengas mal, si vienes solo"), pero en eso estamos, en buscar las ventajas para verlo mejor.
Sal saludos y gracias a los cuatro!

Gata Negra dijo...

Me siento un poco avergonzada, porque yo soy de las que no hace nada por salir de mi actual crisis. No me había pasado antes. Gracias José por decir que no es tan fácil...

Perreti dijo...

Me gusta leerle con ese optimismo Sr. Alma y Psique. Comparto su opinión, todo tiene algo positivo, sólo hay que saber apreciarlo, y para ello se precisa actitud y acción.
No me ha dejado indiferente el empujoncito que le han dado para que se anime a escribir un libro. Me parece advertir que es mayor preocupación suya su literatura que el propio contenido de la obra. Hombre, no le voy a decir que es usted el Gustavo Adolfo Bécquer del S. XXI, pero bien le puedo asegurar que su prosa no tiene nada que envidiar a la de los novelistas de buen nivel. Y además, no se agobie concibiendo ya su obra terminada, recuerde aquello de caminante no hay camino, se hace camino al andar. Así que ya está empezando a darle a las teclas, a borrar lo que escriba, y a volver a empezar, y así, hasta que nos deleite con su, entiendo ópera prima.
Pérmitame la licencia, al igual que su amigo, de insistirle en ese ánimo. Saludos.

John C. dijo...

Don José:Pásese por mi blog.Ha sido usted premiado con el prestigioso "Thinking Blogger Awards".Motivos:mi último post.

un saludo

José dijo...

Gata negra, me reafirmo en lo de que no es fácil. Creo que ambos deberíamos grabarnos a fuego el consejo de perreti: actitud y acción.
Con respecto a lo de escribir un libro, últimamente una cantidad apreciable de gente con la que hablo me dice que tiene en mente escribir algo y/o ya ha hecho sus pinitos. Nunca habría imaginado que era una pretensión tan extendida, la verdad. En mi caso, amén de otras cosas, lo que sobre todo me falta es eliminar la desidia de dar el primer paso. Y luego, que saliese el sol por Antequera.

fermín dijo...

Creo que la referncia española a la crisis-oportunidad es el refrán no hay mal que por bien no venga.
Darwin decía que las especies evolucionaban por pequeños cambios en el ambiente que favorecía los mejores diseños de los seres vivos ya que permanecían en detrimento de los débiles. Con un nuevo cambio en el ambiente los más débiles antes ahora se tornan mejores y al revés.
Para mi las crisis nos obligan a adaptarnos, es un mecanismo de renovación y por lo tanto sano para el conjunto.

J. deseo que escribas un libro. Creo que serás muy bueno en esto. Escribes bien, te expresas bien y eres imaginativo.

José dijo...

Pues sí, la verdad es que eso de la selección natural es un ejemplo muy bueno para ilustrar las ventajas de las crisis.