viernes, 25 de julio de 2008

EN BUSCA DEL TESORO

En un powerpoint que me ha mandado mi amiga María Luisa, se expone el evangelio del tesoro escondido en el campo, que es el que toca este domingo: el Reino de los Cielos se parece a un tesoro enterrado en el campo, el hombre (y la mujer, para ser políticamente correcto) que lo encuentra lo vuelve a enterrar, vende todo lo que tiene y compra el campo para quedarse con el tesoro.
Continúa el powerpoint diciendo: “¿Aún no has encontrado el tesoro? No ceses en el empeño de buscar”.

A lo largo de mi vida mi fe ha ido como en una montaña rusa, con subidas y bajadas del todo a la nada y viceversa. Siempre ha sido sin embargo una fe sin convicción, sin vida, algo chuchurría, diría yo. Será por eso por lo que tengo que reconocer que yo no he encontrado ningún tesoro a fecha de hoy, y ni siquiera me veo sobre la pista, ni con mapas, ni con brújulas ni con nada de nada para ayudarme en la búsqueda.
¡Cómo envidio a esas personas que tienen una fe que parece inquebrantable, que rezuma por cada poro de su piel! Esas personas que han encontrado el tesoro y se han comprado el campo. Yo no, yo estoy siempre con dudas.
Además, el powerpoint continúa con una frase creo recordar que de San Agustín: “al atardecer de la vida, te examinarán del amor”. Y cada vez que oigo esta frase recuerdo que aún no he empezado a estudiar. Vamos, que no tengo casi ni el temario. Y encima la frase suena cierta.
Aprovecho aquí para colar una especie de poema que tenía preparado ya desde hace tiempo pero al que no le encontraba sitio para publicarlo. Trata de las dudas de Unamuno, hombre atormentado por la existencia o no de Dios, que refleja en esta Oración del ateo:

LA ORACIÓN DEL ATEO. UNAMUNO
Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes
a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
Cuando tú de mi mente más te alejas,
más recuerdo las plácidas consejas,
con que mi alma endulzóme noches tristes.
¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande
para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras.

21 comentarios:

John C. dijo...

Es curioso pero que la fe de cada uno tenga sus altos y sus bajos a lo largo de la vida-sea la fe que sea y en lo que sea-a mi no me resulta un signo de debilidad.Creo que es normal.Somos humanos y estamos expuestos a un mogollón de experiencias,entre otros factores,-positivas y negativas-que influyen a la hora de tener esa fé fuerte o débil.

Lo grave en mi opinión sería no tener fé en nada ni en nadie.

En cuanto a eso del amor,totalmente de acuerdo:somos y seremos lo que amamos y hemos amado.Aunque espero que llegado el momento no se nos juzgue sólo por eso.

Valle dijo...

Me agrada que te agrade el pensamiento del Jefe Oso Erguido.
"El sagrado aroma del mundo" es un librito que trata sobre la relacion entre el indio y la naturaleza, todo un ejemplo ecologico a mi parecer.

Es un placer leer tus post.

Hace tiempo que me apee de la atraccion. Un pecador que piensa con la entrepierna, llegue aqui a traves de la web de "torbe".

saludos cordiales

José dijo...

Pero hay gente, john, que pese a que tenga momentos diferentes de fe, siempre parecen tener una convicción muy profunda, aunque en algunos momentos les flaquee. Ya han encontrado el tesoro, se podría decir, y de ahí que amar no les cueste nada, que lo hagan con toda naturalidad.
Bienvenida Valle, aunque el último párrafo no lo entiendo, la verdad.
Saludos a los dos!

John C. dijo...

Bueno,pero ahi,en lo que tu me contestas, ya entraríamos en la voluntad.¿Voluntad = Fé?.Te dejo ahí la duda a ver si consigo liar tu pensamientos.

un saludo y buen finde.

Magia dijo...

Me estais liando...tener fé en qué?, mezclais evangelio, fé y facilidad para amar.Yo no soy muy creyente en lo que a religiones se refiere, pero sí creo en las personas, y por supuesto en la capacidad de amar, algo independiente de la fé cristiana, aunque los creyentes teneis muy clara la relación entre una cosa y otra

Gata Negra dijo...

Yo creo que la Fe de verdad, no flaquea. Crees, aunque estés pasando mal momento o la vida solo te de castigo, porque es obra de Dios, y son las lecciones que te pone para que aprendas a ser mejor. Sí, ya sé, es una chorrada, o al menos a mi me lo parece así.

A mi me gusta creer que hay algo, porque como ya he dicho (no recuerdo donde ahora) que en cierto modo así, me quito un poco de responsabilidad cuando las cosas van mal.

En lo demás opino como Magia.

José dijo...

Yo creo, john, que hay gente para la que sí que voluntad=fe, o sea que dicen que tienen fe y ya está y no le dan más vueltas a la cabeza y van todos los domingos a misa, pero también veo que hay gente a la que la fe le agarra hasta lo más profundo de las entrañas y lo pone en el centro total de su vida, sin necesidad de que aparezca la voluntad. Aunque seguramente no son mayoría. Éstos son los que han encontrado el tesoro, creo yo.
Lo mismo, que pases buen finde!

José dijo...

Eso que dices, magia, es muy interesante y muy cierto. Cuando sale el tema se lo digo al que sea: yo no veo ninguna correlación entre ser cristiano y ser una persona buena o una persona que ama.
Por mi experiencia, he conocido personas creyentes que aman mucho, pero también he conocido no creyentes que hacen lo propio. Y he conocido tanto creyentes como no creyentes que no son buenas personas.
Vamos, que lo que se dice de los primeros cristianos que la gente se les adhería por ver cómo se amaban los unos a los otros ya no está de moda.
Además, es cierto que muchas veces la Iglesia da a entender que fuera del cristianismo no puede haber amor verdadero, incluso felicidad. La realidad no casa con estas insinuaciones.
Buen finde!

José dijo...

Gata, en ocasiones las pruebas nos ayudan, nos fortalecen, nos purifican, pero a veces las pruebas nos superan. "¿Dónde está Dios?", se preguntaron muchos judíos al verse abandonados.
También pudiera ser que esas pruebas que nos parecen o realmente son insuperables estén en un plan de purificación a más largo plazo, en un plano más cósmico. No sé, no sé...
De momento, más mundanamente, buen finde!

La terapia de Rafaela dijo...

La FE es algo que lo experimentas "completamente" o estás con el vaso medio lleno o medio vacío, cuando es esto último... no es FE es tener algunas ideas y sentimientos conguentes con la busqueda del tesoro espiritual; y por otro lado es tener momentos de duda y de cuestionarlo todo.
He conocido gente de "FE intrínseca" que no se plantea las dudas, no las tiene, busca el tesoro y lo encuentra... El día que algún alma caritativa quiere hacerlo dudar... espero que no encuentre a esa buena persona que con su FE MUEVE MONTAÑAS...
Sólo para ser uno más de los que... dudamos y buscamos sin más

los pensadores dijo...

hola...ante todo gracias por pasarte por nuestro blog....tu blog esta muy bueno,es bueno ver el interior del ser humano..espero q nuestro ultimo posteo te guste y tambien esperamos seguir compartiendo mas cosas con vos....

ojala puedas aportar temas a nuestro blog...asi tenemos un blog para todos

suerte

José dijo...

Puede ser que tengas razón, Rafaela, que si no tienes esa fe profunda de corazón, más que tener fe estás en búsqueda espiritual, que no es auténtica fe. De hecho esa idea casa con lo que se dice de que la fe la da Dios a quien Él quiere. Nunca lo había enfocado de esa manera. Desde luego de Unamuno no se puede decir que tenga dudas de fe, sino más bien que tiene dudas en general.
Buen comienzo de semana!

Amelie dijo...

Yo me considero creyente, creo en Dios, creo en Jesucristo, pero no creo en como es hoy por hoy la Iglesia. Y creo que si Jesucristo levantase la cabeza tampoco le gustaría. Como en su día defendió a María Magdalena que la querían lapidar, hoy en día defendería a los homosexuales entre otros. Y tantas y tantas cosas que no le gustaría, la doble moral de la iglesia, la riqueza de la que está rodeada el alto clero mientras hay gente que pasa hambre. Creo en el Dios del amor, el Dios del perdón. Pero sufro constantes crisis de fé.

Admiro la labor de mucha gente dentro de la iglesia, Jesuitas, Hermanitas de los pobres, Madres de los desamparados, etc. Pero también hay gente fuera de la iglesia que hacen una labor maravillosa en diferentes ONGs o a título personal.

Besos.

José dijo...

Sí, Amelie, estoy bastante de acuerdo contigo. La Iglesia tiene dos caras: una, la de la gente que se moja en el día a día por ayudar al prójimo, y luego la otra cara que es la jerarquía y que se dedica a establecer esas "leyes" que encorsetan a los hombres y que tanto criticaba Jesucristo.
Lo de los homosexuales que dices lo pensaba hoy mismo. Un Cristo de hoy sentaría a su mesa a gays, a matrimonios homosexuales, y los modernos "escribas" del establishment religioso se escandalizarían como los de hace 2000 años.
Pero luego hay que tener confianza también en esos creyentes de a pie, muchas veces críticos con la propia marcha de la Iglesia, que hacen una labor admirable.
Un beso.

José dijo...

Pensadores, por cierto, casi paso sin responderos. Ahora mismo voy a visitar vuestro blog. Gracias también a vosotros por pasaros por aquí de vez en cuando.
Un saludo.

mjose dijo...

Hola... antes de nada gracias por este blog, llevo leyéndolo un tiempo y siempre da qué pensar, pero el tema de hoy.. me supera.

Desde mi punto de vista todos pasamos etapas de ateismo más o menos duraderas, sobre todo en la adolescencia o después de sufrir un hecho un poco traumático. Por ejemplo, yo antes no era una persona creyente,no necesitaba del apoyo de la religión o la fe, pero no por eso menospreciaba a los que sí se apoyan en ella. Creo que la fe es un don que yo no tengo, así que espero que si de verdad llega el día del juicio final se nos juzgue por nuestros actos, no por nuestra religión.

José dijo...

Gracias por pasarte por aquí y bienvenida, mjose.
La fe, así con mayúsculas, es un don que yo tampoco poseo. Tengo más bien, como decía Rafaela en una intervención: "algunas ideas y sentimientos congruentes con la busqueda del tesoro espiritual", idea que nunca se me había pasado por la cabeza pero que veo muy razonable.
Con respecto a lo último que dices, Jesús dijo: "por sus actos los conoceréis", con lo que espero que por esos actos se nos juzgue, no por la fe. Y aun con todo, no sé muy bien en que quedaría mi veredicto, por lo que espero que aparezcan como último recurso la misericordia y el perdón divinos.
Escribe cuando quieras!

Amelie dijo...

Al hilo de lo que comenta Mjose ("espero que si de verdad llega el día del juicio final se nos juzgue por nuestros actos, no por nuestra religión"), quiero comentar que cuando fui a bautizar a mi pequeña, hace dos meses, el sacerdote que la bautizó nos lo decía, que el echo de que alguien esté bautizado no significa que tenga el cielo ganado, que una persona puede ser atea o de otra religión y ser una buena persona, y perfectamente puede ir al cielo, sea musulmán, budista, agnóstico o ateo, y otra persona bautizada, que vaya a misa cada domingo, pero que no se comporte como debe, pues puede no ir. Vamos, más o menos lo que estamos diciendo, que por nuestros actos se nos juzgará (como bien ha dicho Josemi).

Yo considero incluso sano tener crisis de fé o crisis existenciales. Eso quiere decir que piensas, que meditas, que dudas, que no das todo por hecho, que te interesa saber y aprender, porque mientras más sabes más consciente eres de lo poco que sabes.

Besos.

José dijo...

Amelie, ese cura que bautizó a tu hija debía ser de los modernos, de los buenos, porque otros dudo mucho que hubieran dicho eso de que los ateos también pueden ir al cielo. Igual me equivoco, igual la Iglesia ya lo tiene así reconocido, pero no estaría yo nada seguro.
Yo creo que es así, porque si en vez de por los actos fuera por la fe, la salvación digo, nadie podría esforzarse para conseguirla, estaríamos determinados a una cosa o a otra. Y eso no sería muy justo.
Bss!

Amelie dijo...

Pues el cura es mayor, si es el mismo que me bautizó a mí. No mencionó la palabra ateo sino "no creyente". A mí me llamó la atención lo que dijo y como sólo éramos nosotros en la iglesia, no había nadie más ya que el bautizo fue después de la misa, pues le hice hincapié en el tema, allí mismo, delante de la pila bautismal, y me dijo que en el juicio final, una persona de otra religión o no creyente, podía ser llamada por Dios, y la persona extrañada diría "Señor, pero si yo no creo en tí, ¿cómo es que me llamas?", y Éste le diría "No importa, pero eres una buena persona, has hecho el bien y te has comportado como debías comportarte".

Para mi desgracia, estoy pasando por una crisis de fé bastante importante y hoy por hoy no creo que después de la muerte haya nada. Se acabará la "película" y hasta aquí hemos llegado. Pero mira, me reconforta lo que dijo el cura, porque como no soy mala gente, lo mismo cuando "estire la pata" me llevo una sorpresa.

Besos y hasta septiembre.

José dijo...

El otro día discutiendo con unos amigos también les decía yo que después de la vida al agujero y adiós. Pero ellos me recordaron cosas que contradicen esa idea. Por ejemplo me hablaron de las experiencias de las personas que están a punto de morir pero luego vuelven, milagros de santos... De lo que sí estoy casi seguro es de que si después existe algo será una sorpresa mayúscula, algo que jamás hubiéramos esperado fuera así.
Bss y perdona retraso en respuesta!