viernes, 12 de septiembre de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE ( III )

Recuerdo al lector que estoy haciendo resumen crítico de un audio-libro del Dr. Deepak Chopra titulado “Las siete leyes espirituales del éxito”.
He abordado ya las dos primeras, la ley de la potencialidad pura y la ley del dar y el recibir. Toca pues ahora la tercera ley.
Esta tercera ley es la que más nos suena.


TERCERA LEY: LEY DEL KARMA


"Soy el dueño de mi Karma" (Buda)
Siempre según el autor, el KARMA supone nada más y nada menos que la afirmación de la LIBERTAD HUMANA.
El karma es cada una de las acciones que realizo y cada consecuencia que tienen sobre mí esas acciones.
La ley del Karma supone tomar conciencia del presente, de las decisiones conscientes, para huir de las reacciones automáticas que tan a menudo tomamos. Quiere decir que habitualmente todos actuamos ante los estímulos que nos llegan sin pensar, de una manera “programada”. Sin embargo, tomando conciencia de cómo respondo a esos estímulos puedo tomar el control de mi vida.
Cuando esté deliberando acerca de qué acción tomar, tendré que preguntarme: ¿Qué consecuencias tendrá esta acción? ¿Traerá felicidad para mí y para los demás? A la acción correcta la denominamos acción correcta espontánea.
En la elección de la acción a llevar a cabo, tomamos como guía al corazón (intuición).
Con el Karma pasado, tres cosas podemos hacer:
1. Pagar las deudas. No hay deuda que no se pague, ahora o en otra vida.
2. Pagar las deudas igualmente pero tratando de sacar del dolor una enseñanza.
3. Pagar las deudas y trascender el sufrimiento mediante la meditación.
Según esta ley del Karma, cuando la cumplas te darás cuenta de que no necesitas realizar grandes esfuerzos para que tus deseos se cumplan. Éstos se cumplirán simplemente cuando llegue el momento oportuno (cuarta ley: ley del menor esfuerzo).
Lo que yo opino de esta ley: Bastante en desacuerdo con la idea de Karma. Para empezar, estoy bastante convencido de que la idea de reencarnaciones continuas es de las que menos fuerza tiene dentro de la gran variedad de creencias que hay para después de nuestra muerte. En resumen, que no creo en la reencarnación. Si no hay reencarnación, que cada acción trae para nosotros un efecto quedaría circunscrito a nuestra única vida, la que disfrutamos (o sufrimos) ahora. Y, como es obvio, personas honestas sufren los mayores castigos mientras que seres inmundos quedan impunes. Ya los judíos tuvieron que ceder ante esta creencia, cuando comprobaron que el justo Job padecía una y otra vez distintos males (de ahí la frase "tener más paciencia que el santo Job"), sin llegar a ser nunca recompensado.
En lo de que fijándonos en nuestros pensamientos y haciéndolos conscientes llegaremos a la libertad, estoy algo más de acuerdo, pero no mucho. No hasta que mi propia experiencia me demuestre que en la edad adulta podemos cambiar de manera significativa nuestro patrón emocional adquirido en la infancia, cosa que al menos en mi caso dista mucho de producirse. De momento, mantengo que ese patrón emocional adquirido en los primeros años nos determina en muy gran medida.
Con respecto a lo de decidir en base a lo que nos diga el corazón, los científicos dan hoy por hoy gran importancia a la intuición y a las emociones a la hora de decidir, o sea, que parece cierto. Por ejemplo, si tenemos que decidir si hacer A o B, tendremos en cuenta las emociones que hemos tenido en el pasado cuando hemos hecho A, B, o acciones similares. No nos basamos pues únicamente en la razón.
Y esperando vuestros amables comentarios, espero que vayan saliendo más cosas. Saludos.

20 comentarios:

John C. dijo...

De acuerdo en la poca credibilidad en eso de la reencarnación.Yo tampoco lo veo claro-tampoco soy budista eso es cierto-eso de nacer y morir x veces y evolucionar o involucionar según la clase de vida-o de vidas-que uno haya llevado.Me parecen mas verosimiles las otras creencias de las religiones monoteistas que hablan de la vida eterna,el alma inmortal,el paraiso y el infierno,etc,etc,etc.

En cuanto a los del Karma si lo que quiere decir-o eso entiendo yo-es que somos y actuamos por lo que hemos hecho y por nuestras decisiones y que eso influye y nos condiciona en acciones futuras,pues totalmente de acuerdo porque eso nos ocurre todos los días y es algo a lo que estamos expuestos irremediablemente.Otra cosa serían sus consecuencias y el grado en que nos influye.Y Supongo que esto ya depende de cada uno y de como pueda afrontarlo.

soñadora dijo...

Definitivamente yo no creo en la reencarnación. Este asunto del karma tendriamos que enfocarlo en el día a día y en que toda acción tiene una consecuencia.
Obviamente, no se trata de hacer el bien para esperar a cambio una recompensa. Es simplemente que uno en la vida debe tratar de vivir de acuerdo al Amor, y el Amor no nos va a conducir hacia conductas dañinas para otros.
Buen fin de semana,

Ojoavizor dijo...

La reencarnación y la vida eterna son conceptos, muy controvertidos, creados por las doctrinas religiosas en base a sus propias sagradas escrituras, con la finalidad de legitimar y sostener su prédica.
En lo personal, estimo que lo fundamental, no es el momento de la separación del espíritu de nuestro cuerpo, ya que ese momento, es un acto de transición, que se dará, tarde o temprano.
Lo central, está en el crecimiento espiritual.
El espíritu no crece solo. Hay que alimentarlo, cuidarlo, quererlo, exactamente igual, como lo hacemos con nuestro intelecto, que es el aspecto racional del ser humano. De eso trata precisamente "la Ley del Karma", ley cuya versión occidental, la encontramos en una de las más importantes leyes de la mecánica, planteada por el padre de la física moderna, el gran Isaac Newton en el Siglo XVIII, quién descubrió y sustentó "la ley de la causa y efecto", que establece que "para toda acción habrá una reacción".
El "karma" para los orientales, es la sucesiva cadena de efectos que responden a los actos de nuestro "libre albedrío".
Son nuestros actos los que nos dirán si "avanzamos" o "retrocedemos" en el aspecto espiritual. El "efecto kármico" de nuestros actos erróneos, es "el retroceso espiritual". Mientras más egoistas, indolentes, soberbios, vanidosos seamos, seguiremos retrocediendo en el camino de nuestro crecimiento espiritual, y cada día que pase, nos alejaremos de nuestra esencia primodial.
De nosotros depende.
El dibujo insertado en el post, grafica perfectamente el acto mismo, del ejercicio del libre albedrío,la elección de los caminos a seguir.

Muy interesante tu post, José.

Ojoavizor

fermín dijo...

-La reencarnación es posible desde un punto de vista práctico. La vida está unida a los elementos que la componen: C,O,N,H,S,...que constituyen los seres vivos y pasan de unos a otros. Si nos morimos nosotros pasaremos a bacterias que aprovecharán nuestros despojos, parte a los hijos, otras a las plantas, peces,...
-En cuanto a lo de perdonar las deudas, me recuerda el rezo del padre nuestro, en el que pedimos a Dios que perdone nuestras deudas y que nosotros perdonaremos a nuestros deudores. No se por qué la iglesia lo cambio por perdonar las ofensas, igual porque han ofendido mucho a Dios o por no querer que la gente se perdone mutuamente sus deudas, como en el año del jubileo.

La terapia de Rafaela dijo...

La verdad que ojoavizor explica el tema del karma, muy bien, para cristianos o católicos la reencarnación.
También estoy con este punto de vista:
"la ley de la causa y efecto", que establece que "para toda acción habrá una reacción".
El "karma" para los orientales, es la sucesiva cadena de efectos que responden a los actos de nuestro "libre albedrío". Pues para mí está claro que es así, lo que hacemos en el presente tiene una clara repercusión en el futuro.
En cuanto a la reencarnación, no es que nada se destruye todo se transforma? Yo no creo en dios, ni que creo la tierra ni nada de nada... Pero si las cenizas de mis seres queridos ha quedado en la tierra y vuelven en una planta, en una hormiga, o en una estrella, me parece genial!!! Con lo que no estoy de acuerdo es que sea a mejor o a peor por que está pagando errores pasados esto son PAMPLINAS.
De todas formas ya sabemos que la filosofía india es muy antigua, y no se puede entender literalmente, también está aplicada a un contexto diferente al nuestro. Supongo que a ellos les sorprenderán otras cosas, que los católicos crean en la resurrección de Cristo...
Gracias amigo por este repaso "magnífico" que estas haciendo... uff te sigo con interés
bss

José dijo...

cierto, john, eso de la reencarnación es una idea bonita y romántica pero que no cuadra.
Respecto al Karma, los patrones emocionales heredados por el individuo pesan. Esta filosofía lo reconoce y por ello llama a estar atentos a lo que estamos decidiendo en cada momento. Pero, ¿hasta qué punto se pueden domesticar esos patrones?. Cada uno cuenta la feria según le va en ella: de ahí mi escepticismo respecto a que se pueda lograr. Recomiendo la lectura del blog http://confesionesenterapia.blogspot.com/ desde la entrada del 9 de septiembre "La noción del tiempo", donde se está investigando precisamente eso: hasta dónde puede llegar el trabajo con nuestras emociones.

José dijo...

En ese contexto del día a día, soñadora, sí que es más plausible que cada acción tenga una consecuencia, y que por ello es recomendable tratar de actuar rectamente.
No obstante, la consecuencia de una acción mala nuestra no tiene por qué tener consecuencia mala sobre mí. Puede fácilmente tenerla sólo sobre los demás y punto.
Buen comienzo de semana!

José dijo...

Gracia, ojoavizor.
Quizás con el dibujo con el que he ilustrado el post obvio sin querer un detalle muy importante: el libre albedrío que nombras en tu comentario.
Si bien hay ocasiones en las que el libre albedrío se manifiesta claramente, hay otras en las que nuestros condicionamientos internos lo ponen contra las cuerdas.
Lo bueno sería un libre albedrío puro, sin cortapisas que vienen de nuestro pasado, ante las que nada podemos hacer, y que pueden no dejar actuar al libre albedrío.
Saludos.

José dijo...

Sí, fermín, pero la gran pregunta es si además de esa reencarnación (en el sentido en que aludes a ella) que comentas, en ese momento se liberará además un espíritu, un alma... algo, o si lo que dices será todo lo que ocurrirá.
Lo de cambiar en el Padrenuestro deudas por ofensas, no sé si será por lo que dices. Se me ocurre también que pueda ser porque el término ofensas es más amplio que deudas. Con deudas la gente pensaría sólo en lo material, y ofensas va más allá.

José dijo...

Muchas gracias por tu interés, Rafaela, que como ya sabes es mutuo.
Dices que lo que hacemos tiene una clara repercusión en el futuro. Eso es verdadero, pero creo que también puede añadirse que lo que pienso, siento y cómo me emociono hoy tiene repercusión directamente sobre mí en el futuro.
Esa idea de reencarnación que das, que es como la de fermín, es verdadera. Pero, ¿no hay nada más, un espíritu que se libere o algo? Porque si no es así, yo me alegro de formar dentro de unos años parte de un pez, o de una piedra, o lo que sea, pero me entristece no persistir en una forma espiritual.
Bss!

Gata Negra dijo...

No voy a leer los comentarios, porque me influyen mucho a la hora de dejar yo el mío.

A mi este hombre cada vez me gusta menos, y eso que no he leído más que lo que expones tu. La cuestión es que me parece extraño que estemos en la vida pagando deudas que dejamos pendientes en otras vidas, vidas de las que no te acuerdas. Como pretenden que aprendamos lecciónes y saldemos deudas que ni siquiera recordamos???

No me gusta pagar algo que no recuerdo que deba.

:)

fermín dijo...

-La idea sería como un paso de materia, energía y un impulso vital, nuestra esencia de unos individuos a otros. Aunque es verdad que no entendemos esto como reencarnación.

Amelie dijo...

Muy interesante todo lo que nos comentas.

La ley del Karma, de Causa y efecto, toda acción tiene una reacción. Cada decisión que tomo hoy repercute en mí mañana. ¿Cómo no voy a estar de acuerdo con ello?. Yo desde luego que intento atender a la razón a la hora de tomar decisiones, pero cuando estoy en duda, siempre me dejo guiar por mi intuición, y casi nunca me equivoco. Lo cierto es que me fío bastante de mi intuición.

La cuarta ley, la del mínimo esfuerzo, no estoy para nada de acuerdo con ella.

Me gustaría creer en la reencarnación, sería bonito...

¿Conoces el blog de Maga Viajera? Se llama Causa y Efecto, y es realmente interesante. Te dejo algunos enlaces de entradas suyas que me han gustado y creo que a tí también te gustarán :

http://causavsefecto.blogspot.com/2008/02/el-por-qu-de-causa-y-efecto.html

http://causavsefecto.blogspot.com/2008/02/no-renuncies.html

http://causavsefecto.blogspot.com/2008/02/todo-est-en-la-actitud-la-historia-de.html

http://causavsefecto.blogspot.com/2008/03/victoria-o-derrota.html

http://causavsefecto.blogspot.com/2008/03/no-eres-responsable-de-la-cara-que.html

La verdad es que te podría poner montones de entradas suyas que están genial. Espero te gusten.

Un beso.

José dijo...

A mí los comentarios también me influyen al opinar en otros blogs, gata.
Tienes razón, es algo que no tiene mucha lógica.
Parece que hay unanimidad en descartar la reencarnación.
Bss!

José dijo...

Fermín, paso de materia y energía sí, pero ¿de impulso vital? Eso no creo que se transmita.
Saludos.

José dijo...

Amelie, gracias por las referencias que me pones. Las leeré. No conocía ese blog.
A mí la idea de la reencarnación también me parece romántica, pero nada verosímil a la vez.
Haces bien en fiarte de tu intuición al decidir. Al fin y al cabo somos más lo que sentimos que lo que pensamos, para bien o para mal.
Un beso!

teopompo dijo...

Saludos iniciales a todos, soy debutante en este foro.


El tema de la ley del Karma es a mi parecer una manera relajada de coercición social, como muchas otras que existen en las diferentes religiones.
Si dejamos de lado el tema del alma, no hay ninguna de estas leyes, sobre todo la cuarta, que no intente cumplir un buen "boy scout", o sea, el paradigma de la persona responsable y serena.
El tema del Alma, y de la reencarnación ya implica un debate espiritual y/ó filosófico que no soy capaz de argumentar.

José dijo...

Bienvenido, teopompo.
Interesante visión eso de que el karma es una mera coerción social. Me recuerda a los tiempos pasados en que los cristianos utilizaban la cita de Jesús "a los pobres los tendréis siempre entre vosotros" para justificar el no comprometerse con los pobres.
Saludos, y vuelve cuando quieras.

peavy dijo...

Pues yo debo ser de poco corazon,por ke normalmente cuando tengo ke decidir ke accion tomar,antes pasa por mi cabeza(con intuicion tb eee) y es analizada conciencuzamente,lo normal,kizas tendria ke actuar mas con el corazon,igual ciertas cosas me habrian ido mejor(o no),igual por eso hay cosas ke no me atrevo a hacerlas por ke veo lo ke pude suceder y entonces no las hago,a veces puede ser un problema....mi accion correcta espontanea a veces puede ke no haya sido tan correcta,pero bueno en fin.... con lo del karma pasado este,no he entendido muy bien todo en conjunto,asi ke no dire mucho,el karma pasado,como dice,pasado esta y no le doy mil vueltas......lo de la ley del minimo esfuerzo,hay veces ke si,ke si hace el menor esfuerzo,pero cuando lo tengas ke hacer lo haces bien bien,pos te puedes evitar tareas innecesarias,ojo,,no lo consideraria aplicable a todo..........lo de la reencarnacion y ke tenemos deudas pendientes de antes,eso ya no,solo faltaba ke tuviera ke pagar por algo ke un posible "yo", ha echo anteriormente,ya es bastante con lo ke nos toca diariamente a algunos¡¡¡¡¡ y respecto del patron emocional de la infancia,si,nos determina ,pero hasta cierto punto ya en edades mayores,o no tan mayores,ke,pese a ke tenemos ese patron muy presente,ya tenemos mente suficientemente madura como para tener nuestras propias emociones ke sean nuestras y muy nuestras,aunke siempre nos kedaran flekos de personalidad de nuestros progenitores,pero eso y poco mas,cada uno se forja su interior libremente,y es capaz de ,con el paso de los años,de modelarlo(lo hagas bien o mal,con exito o sin el)pero la llave de nuestros sentimientos y emociones la tenemos nosotros,hay ke engrasarla cada dia para ke pueda abrir la puerta de nuestro corazon y emociones¡¡¡es dificil,pero no imposible¡¡¡

christian dijo...

Definitivamente no, no creo en la reencarnación, y tengo bien claro a los que le debo: "La muerte sólo no es verdad, cuando se ha llevado bien la obra de la vida".José Martí, poeta cubano.

Eso es lo que perdura en el tiempo para los demás, las obras.