sábado, 18 de octubre de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE (V)

Y con ésta van ya cinco entradas con la filosofía oriental como centro del debate. Al quinto post le corresponde la quinta ley de las siete leyes espirituales para conseguir el éxito enunciadas por nuestro ya muy conocido Deepak Chopra.

QUINTA LEY: LEY DE INTENCIÓN Y DESEO

El enunciado principal de esta ley puede ser éste: la intención, siempre y cuando se respeten las 7 leyes espirituales que estamos viendo, consigue siempre lo que quiere.
La explicación del enunciado anterior es que todo está hecho de energía e información, y la energía e información que conforman mi persona las puedo cambiar conscientemente. Después de ese cambio interior, lograré también el cambio en lo que me rodea.
La atención excluirá cualquier obstáculo: la conciencia, centrada en el momento presente, elimina los problemas o los convierte en oportunidades.
Esta ley contiene una curiosa “prescripción”: confeccionar una lista con los deseos personales, llevarla siempre encima y leerla a menudo. Pueden intentarlo, a ver qué pasa.
Si los deseos (que por cierto, no se deben compartir con nadie, según esta ley) de esa lista se cumplen, ¡estupendo! ¡a celebrarlo y disfrutarlo! Si no se cumplen, hay que confiar en que es debido a alguna razón cósmica que en el fondo nos favorece. “Los caminos del Señor son inescrutables”, sería la anterior idea aplicada al mundo católico: no sabemos por qué caminos nos va a llevar Dios, pero hay que confiar en su sabiduría infinita.
Por último, nos aconseja Chopra renunciar al apego al desenlace de nuestros deseos.
Voy a diseccionar minuciosamente, cual cirujano, las ideas anteriores. Espero también sus siempre constructivas aportaciones.
En primer lugar, si la intención consigue siempre lo que quiere, a condición de que se cumplan todas las leyes, es obvio que no cumplimos éstas, pues nadie consigue siempre lo que quiere. Quizás sí que haya gente por el contrario que “nunca” consigue lo que quiere.
A continuación dice algo que ya sabíamos: que podemos cambiarnos a nosotros mismos conscientemente. Como vimos en la última entrada “La esperanza que surgió del Este”, este dato está corroborado científicamente (un buen tanto para el budismo).
Y continúa afirmando que la conciencia, centrada en el momento presente, encontrando la serenidad, es la encargada de dicho cambio. Aquí es donde puede estar el quid de la cuestión: ¿hay alguien capaz de fijar su atención EXCLUSIVAMENTE en el momento presente? Entonces será cuando los problemas permanezcan, cuando los deseos no sean cumplidos. ¿Por alguna razón cósmica que nos favorece? Más fácil sería explicarlo por esa carencia de conciencia aquietada en el presente, pero todo puede ser.
Por último, renunciar al apego al desenlace de nuestros deseos es coherente con todo lo anterior: si estoy centrado en el presente, no estoy dando vueltas a cómo van a evolucionar en el futuro mis deseos.
¿Qué podemos hacer para que nuestra conciencia se centre en el presente? Insisto en la línea ya marcada en la última entrada, buscar la quietud y confiar en la idea de que podemos cambiarnos conscientemente, eso sí, con empeño. Para encontrar ideas sobre cómo hacer esto, recomiendo leer “Nuestra capacidad de pensar”, un buen post de una bitácora ajena.
Además, y de acuerdo con este último post que acabo de citar, creo que se puede vivir el presente fluyendo, es decir, buscando y realizando actividades que nos absorban por completo y nos den a la vez satisfacción. Así, la atención queda focalizada en lo que estamos haciendo, y vivimos en el presente.

10 comentarios:

Ojoavizor dijo...

La contemplación es la fase previa a la intención espiritual.
El "querer" es "poder" dice una frase común, y ese "poder" nace del entendimiento del entorno, ya sea en el nivel racional (información es poder) o en el nivel espiritual (contemplación es poder).
Solo se quiere lo que se conoce.
Los que conocen solo la parte material de su vida, tendrán "intenciones" materiales.
Los que conocen algo de su mundo espiritual, tendrán "intenciones" espirituales.
El ser humano siempre querrá tener "el poder", para tener éxito en la consecución de sus objetivos.
Lo importante, es el aprendizaje del propio mundo (externo o interno), para que nuestras intenciones,siempre sean coherentes con nuestros objetivos. Lo demás vendrá por añadidura.

Muy bueno tu post, mi estimado José. Con la calidad de siempre.

Ojoavizor

La terapia de Rafaela dijo...

Josemi: por qué no vas a compartir tu lista de deseos con nadie, que la lleves encima para leerla de vez en cuando, no quiere decir que la ocultes. Si yo cuando vengo de mi psicoterapeuta me da por contar mis cosas, qué mejor que contar mis deseos, expandirlos por el universo...
De todas formas creo que sería mejor leer a Chopra en inglés y mucho mejor poder preguntarle sobre estos extremos puntillosos.
bss
aunque reconozco que no se mucho inglés

José dijo...

Gracias por tu comentario, ojoavizor.
Creo que lo que dices tiene bastante que ver con la aceptación de uno mismo antes de proponerse mejorar en ciertos aspectos.
Esa aceptación supone el conocimiento de uno mismo, conocimiento de las propias capacidades y sobre todo de las propias limitaciones.
También estoy de acuerdo en que el ser humano siempre querrá tener el poder. De hecho, la sensación de ser competente es una de las más placenteras que existen, marcando mucho la personalidad del individuo.
Un abrazo.

José dijo...

Sí, Rafaela, a mí también me sorprendió ese consejo, porque como a ti te pasa, yo tampoco veo el motivo para que deba ser así. Parece como una actitud supersticiosa de que se va a romper el sortilegio si se habla de los deseos. Aunque por supuesto no será este el motivo verdadero que tenga Chopra para recomendar no contar los deseos a nadie.
Un beso y gracias, Rafaela!

Gata Negra dijo...

...la intención, siempre y cuando se respeten las 7 leyes espirituales que estamos viendo, consigue siempre lo que quiere.

Me quedo en el enunciado, y pa mi que me va a costar bastante consguir lo que quiero, ya que en las demas "leyes" peco un poco :D:D:D

José dijo...

Bueno, de todas maneras no conseguir siempre lo que se quiere es lo que le pasa a cualquiera. Pero lo que es importante es saber, como dice ojoavizor, que querer es poder, que uno puede cambiar si se lo propone con empeño, que te puedes, como te pongo en tu blog, reinventarte a cada momento.
Bss!

Bell George dijo...

Yo, de momento, no sé si quiera ser presidenta. Además no puedo entrar al blog del blogguer Jonh C y no sé qué habrá publicado.
En todo caso pienso lo mismo que le dices a Rafaela.
Un saludo Jose.

Soñadora dijo...

Josemi, por lo que entiendo Chopra dice que para lograr conseguirlo hay que cumplir las otras 7 leyes.
Para ello debemos vivir en armonía constante, y de esta forma, trazar nuestras metas y abocarnos hacia ese camino, y asi las conseguiremos hacer realidad, poniendo en ello toda nuestra energía.
Obviamente, nuestras intenciones deberán ceñirse a cosas realizables.
Abrazos,

José dijo...

Hola Bell George, disculpa la tardanza en la respuesta, pero últimamente no entro mucho ni en mi propio blog.
Como ya sabes, lo que ha publicado john no ha sido agradable.
Un beso!

José dijo...

Hola soñadora, perdona igualmente por la tardanza en la respuesta.
Yo creo que la clave en esto del cumplimiento de las intenciones que dice Chopra está en vivir el presente intensamente, de tal manera que nos olvidemos un poco de nuestro ego y así, poquito a poquito y estando en sintonía con nuestras circunstancias, vayamos haciendo realidad nuestras intenciones.
Un fuerte abrazo!