viernes, 30 de mayo de 2008

PREMIO BRILLANTE WEBLOG 2008

Muchas gracias a john c, del blog “Hablando de todo sin saber de casi nada” (aunque de bastante sí que sabe) por la concesión del premio Brillante Weblog 2008. Le doy asimismo la enhorabuena por haber sido a su vez galardonado con él.
Este es el lema del premio:


“Este premio se lo merecen todos aquéllos que escriben con el alma”.


Es bonito eso de escribir con el alma, en cada blog se queda un trocito del alma del autor. Unos dejarán más trozo, otros menos, pero inevitablemente, y aun inconscientemente, dejamos impreso algo de nuestro ser más íntimo.
Como creo que todos los blogs que consulto están premiados ya, sólo me queda dárselo a una persona, que se lo tiene bien merecido porque en sus escritos su alma queda siempre al descubierto. Así, mi premiado es:


Perreti, por “Piensa pero piensa bien”, bitácora que destaca por su visión crítica de la realidad.


Enhorabuena, ¡y ya sabes que tienes que repartirlo por ahí!


miércoles, 28 de mayo de 2008

VER PARA CREER

En el programa de Cuatro de Iker Jiménez “Cuarto Milenio” (ver noticia aquí) dedicaron el domingo pasado una parte importante de su tiempo a tratar la figura del padre Pío. El padre Pío de Pietrelcina (1887-1968) fue un religioso capuchino italiano, actualmente santo de la cristiandad.
La ocasión para tratar sobre esta interesante figura ha sido la exhumación de sus restos mortales 40 años después de su muerte. Tres millones de personas han solicitado visitar estos restos del religioso, que se expondrán hasta septiembre de 2009. El padre Pío es santo, pero en su día no se exhumaron sus restos para ver si habían permanecido incorruptos porque era tan abrumador el olor de santidad (milagros documentados, don de profecía, bilocación, etc) que no se consideró necesario. Ahora sí han sido exhumados para ver el estado de conservación del cadáver. Al religioso no se le practicó ninguna técnica especial para la conservación de su cadáver, pero ante la sorpresa de todos (o no tanto para algunos), el cuerpo no estaba como le correspondería en estado de esqueleto, sino que bastantes partes se hallaban incorruptas. Así, el rostro está exactamente igual que cuando fue enterrado, e incluso conserva la barba perfectamente peinada (ver foto).
Los enigmas de este santo son muchos. Por ejemplo, cuando tuvo una entrevista con el joven estudiante Karol Woyjtila, el italiano le anunció: “Tú serás Papa, pero en tu pontificado veo sangre”. El futuro Juan Pablo II se quedó de piedra.
También tenemos los famosos estigmas del Padre, lo que más caracterizó a su persona. Tenía 5 estigmas a modo de las heridas que tuvo Cristo: dos en las manos, dos en los pies y una en el costado. El mismísimo Santo Oficio le obligó a recluirse en una celda para evitar que, en el caso de que él mismo se hiciera los estigmas con productos químicos, tuviera acceso a dichos productos. Los estigmas continuaron igualmente, y eran de tal magnitud que atravesaban completamente la palma de la mano. El psiquiatra forense doctor Cabrera, que participaba en el programa de “Cuarto Milenio”, añadió que ningún producto químico es capaz de perforar la palma de la mano de tal modo. Poco tiempo antes de su muerte los estigmas se cerraron, señal que él mismo indicó como el fin de sus días terrenos.
El Padre Pío también contaba con un don de clarividencia, porque en las confesiones, sabía cuando el fiel le estaba diciendo todos los pecados que tenía y cuando se estaba callando alguno. Entonces era él mismo quien decía al fiel los pecados que había ocultado.
Se dice que en Italia es casi tan venerado como los propios Jesús y María. Para algunos, el padre Pío fue un impostor. Sin embargo, entre los contertulios del programa nadie, ni el psiquiatra forense (por aquello de ser científico), echó la más mínima sombra de duda sobre la autenticidad de esta persona. Sí que se apuntó que algunos científicos punteros están empezando a descubrir que es la conciencia la que altera la materia, y no al revés (Lo ejemplifican con el efecto placebo, mediante el cual al paciente se le da algo que no cura pero diciéndole que le va a curar. Al final muchos pacientes se curan. También está el efecto nocebo, que es hacer creer a alguien, sin ningún fundamento científico, que está sufriendo una enfermedad. El paciente imaginario se lo cree también). Entonces, volviendo al padre Pío, es posible que sus fuertes convicciones le crearan los estigmas, aunque esto es una hipótesis: la ciencia moderna no puede explicar lo que hizo (milagros, muchos de ellos tuvieron lugar en la Casa del Alivio del Sufrimiento, que él mismo fundó, en la foto) y lo que le sucedió (estigmas, dones, etc.) a este hombre extraordinario.

miércoles, 21 de mayo de 2008

LOS 19 PILARES DE LA PERSONALIDAD

Hablo en la última entrada de la personalidad, pero, ¿qué es la personalidad? la personalidad es el patrón de sentimientos y pensamientos ligados al comportamiento que persiste a lo largo del tiempo y de las situaciones.
La personalidad tiene mucho que ver con los sentimientos. Éstos, unidos a los pensamientos (y al comportamiento también), nos darán un tipo de personalidad u otra dentro de las infinitas posibilidades que hay. Así como el dolor físico es indicador de cómo nos va el cuerpo, los sentimientos son señales que nos indican cómo nos va en lo emocional. Por ejemplo, si siento desesperanza significa que algo va mal en mi proyecto vital.
El extraordinario filósofo español José Antonio Marina dice en su libro “El laberinto sentimental” (en la foto podemos ver al autor en pleno laberinto) que existen 19 campos sentimentales que se dan en todas las culturas.
Tener una personalidad equilibrada será gozar de los sentimientos positivos de entre los siguientes, y no padecer los negativos. Educar bien a alguien será cultivar los primeros, y repeler los segundos, en el educando. Los campos sentimentales son:
1. Sentimientos cercanos a la fisiología: la tranquilidad o el ánimo, por ejemplo, que son preferibles a sus opuestos, la intranquilidad o el desánimo respectivamente.
2. Interés y sorpresa. Son sentimientos positivos. El interés es motivador.
3. Aburrimiento. Según algún filósofo, el gran problema de la Humanidad.
4. Atracción: experiencia de algo como agradable.
5. Aversión: experiencia de algo como desagradable.
6. Alegría.
7. Frustración, tristeza.
8. Miedo.
9. Resignación, impotencia o furia.
10. Odio.
11. Amor.
12. Alivio. Un peligro desaparece, por ejemplo.
13. Indefensión, inseguridad, impotencia. Peligrosísimos sentimientos.
14. Angustia y desesperanza. Aún más peligrosos que los anteriores.
15. Esperanza: imprescindible.
16. Vergüenza.
17. Culpa, remordimiento.
18. Orgullo: experiencia de ser juzgado bien por los demás o por uno mismo. Importante.
19. Sentimientos relativos a cómo me siento en función de cómo les va a los demás: envidia (tristeza ante un suceso bueno para otro), compasión (tristeza ante un suceso malo para otro), congratulación (alegría ante un suceso bueno para otro) y alegría ante un suceso malo para otro (esto es tan malo que en castellano no hay ni palabra que lo defina). ¡Vaya lío, qué de posibilidades!
Hay sentimientos de entre los anteriores cuya importancia no es grande, pero hay otros que son cruciales. Así, la esperanza es el motor de la vida, mientras que por el contrario, si aparecen la desesperanza, la angustia o la impotencia, la vida puede estar en jaque.
Haciendo una rápida auto-evaluación, podrá ver cuál es su balance sentimental, cuán equilibrada es su personalidad, qué le dicen sus sentimientos acerca de cómo le va en la vida... ¡Ánimo, psicoanalícese!

sábado, 17 de mayo de 2008

EL PRÍNCIPE DE LA CENICIENTA

Decía en una entrada anterior titulada “La cenicienta del cuento” que la personalidad era precisamente eso, la cenicienta del cuento, cuando se hablaba de los factores a tener en cuenta para lograr la felicidad. Salud, trabajo, amor, dinero, cultura, etc. están en boca de todos, pero nadie habla de la personalidad.
Pero hete aquí que viene el príncipe a salvar a la Cenicienta. ¿Quién es ese príncipe que dice: “no, no busquen más por todo el reino, que es la personalidad a la que andábamos buscando como factor decisivo de la felicidad”?
Pues el príncipe son los padres y los educadores que, conocedores de la importancia de la personalidad, ocupan y dirigen todos sus esfuerzos a lograr en los educandos una personalidad lo más virtuosa posible.
Una acepción de la palabra “tutor” se refiere al palo que se ata a una planta para que ésta crezca recta, buscando las cotas más altas que puede dar de sí. ¡Qué bonito comparar al educador con este tutor botánico! El padre, el educador, se desviven porque la personalidad del niño crezca con rectitud, como debe crecer, y no se asilvestre en un mundo sin normas ni límites.
Y es que, pese a que luego quizás nos hagamos más ilusiones de la cuenta respecto a que es fácil cambiar nuestros patrones emocionales, todos sabemos en el fondo la importancia de la educación en los primeros años de vida. Dice Elsa Punset en una entrevista concedida a Heraldo de Soria (ante la acertadísima pregunta del periodista de si cuando somos adultos podemos cambiar), que el cerebro efectivamente es plástico, se puede cambiar, pero que los patrones emocionales adquiridos en los cinco primeros años de vida marcan mucho. A veces, añado yo, quizás de manera irrevocable (problemas extremos de violencia en esos primeros años, por ejemplo).
A mí me parece que en la sociedad hay una especie de falsa ilusión: “¿qué tiene usted tal problema de adulto? ¡Cambie, es muy fácil, no hay problema!” Esto contrasta sin embargo con la crucial (y merecida) importancia que luego todos y cada uno damos a cómo cuidan los padres a sus hijos, los maestros a sus alumnos y la sociedad en general (televisión, mercado, etc) a los niños. Pues si es tan fácil cambiar, ¿qué más da toda esta educación? Luego ya escogerá el niño a la carta cómo quiere ser cuando llegue a la mayoría de edad. Ojo, tampoco estoy diciendo que sea imposible cambiar, aunque siempre y lamentablemente de manera limitada, en la mayoría de los casos, y allí comparto la idea de mi amigo Perreti de que uno es capaz de cambiar cuando se lo cree, cuando cree en la posibilidad de cambiar.
Todo esto venía a cuento de que la personalidad es clave en la felicidad. Leyendo hace poco el libro “Los estados carenciales”, la autora Ángela Vallvey escribía, inspirándose según ella misma confiesa en Schopenhauer: “Cada uno vive en un mundo diferente según la diferencia de su cabeza. No aspires a la posesión de bienes externos, sino a tener un temperamento alegre y feliz, y una mente sana. Únicamente el estado de conciencia es lo duradero, todo lo demás es pasajero”.
Extraordinario. Esto es, pero en plan bien dicho, exactamente la idea que quería defender en aquella pasada entrada y en ésta. Y repito la frase que también citaba entonces: “La mayor suerte es la personalidad”. Lo demás, cómo te vaya en el trabajo, en el amor, en la salud, desde luego que también son suertes, pero siempre serán “secundarias”.

miércoles, 14 de mayo de 2008

PREMIO DARDO

Esta tarde me ha sorprendido saber que mi blog había sido galardonado con un premio. Tiene gracia que se haya producido la concesión del premio justamente cuando hablo en mi última entrada del narcisismo en las bitácoras. El caso es que la noticia me ha dejado muy contento, no sé qué conclusión sacar acerca de mi posible narcisismo...
El premio en cuestión se denomina premio Dardo, que reconoce el esfuerzo realizado en la transmisión de valores culturales, éticos, literarios y/o personales. Demasiado grandilocuente me suena esto para mi modesto blog, pero cómo no, mi inmenso agradecimiento a la persona que me lo ha otorgado, Perreti, autor de una magnífica bitácora de título "Piensa, pero piensa bien", que merece la pena consultar más que ocasionalmente, y que trata fundamentalmente temas de educación y filosofía que se van superando en calidad día a día.
En estos casos, es costumbre que el premiado continúe con la cadena premiando a su vez a otros blogs. Cuatro es el número de bitácoras a las que me veo gustosamente obligado a reconocer. Lógicamente, no se puede volver a premiar a quien ya tiene dicho galardón.
Generalmente consulto 5 blogs. Uno de ellos es el que me ha premiado a mí, y por lo tanto está ya premiado. Por ello, no me veo en ningún problema para confeccionar la lista de los cuatro blogs seleccionados.
Los blogs que creo son merecedores del premio Dardo son los siguientes:

http://confesionesenterapia.blogspot.com

http://suenosdeplastilina.blogspot.com

Creo que la consulta a todos y cada uno de ellos es recomendable. De hecho ya tengo los enlaces correspondientes hasta ellos en la sección “Mis blogs favoritos”. Enhorabuena a los cuatro.

lunes, 12 de mayo de 2008

NARCISO BLOGUERO


Un tal Sam Vaknin ha escrito un libro titulado “El maligno amor a uno mismo”, según publica el Heraldo de Aragón en su versión digital (ver noticia aquí).
El libro habla de que muchos aspectos de internet, y entre ellos los blogs, que es el que más nos interesa, son campo abonado para los narcisistas. Según cuenta el mito, Narciso era un joven que se consideraba tan atractivo que no podía apartar la vista de su propio rostro reflejado en el agua. Los narcisistas crearían e inflarían su imagen por medio de las bitácoras de internet, pues son personas que necesitan creerse importantes, que la gente hable de ellos, sea como sea, aunque sea para mal (éste es un dato bastante importante, porque no creo que a mucha gente le agrade que hablen mal de ellos).
Según el libro, el narciso en red busca el reconocimiento, y el ideal para él o para ella es que un cazatalentos los descubra. Además, siempre según Vaknin, el blog ha pasado de ser la versión cibernética del diario personal a ser más bien un escaparate en red. Creo que los blogs que yo visito y el mío propio siguen siendo más una especie de diario que otra cosa, sin embargo.
Los últimos cálculos, realizados no muy fiablemente, señalan que hay más de 100 millones de blogueros en el mundo. Entre tanta gente, habrá todo tipos de personas, cuyas intenciones al publicar su blog o sus blogs serán muy diversas.
Me interrogo acerca cuáles fueron las mías, de si se me podría catalogar a mí como un bloguero narciso. Es verdad que si tengo bitácora es porque está muy bien eso de tener un público objetivo casi infinito. ¡Anda que no gusta poco ni nada cuando ves en el mapita que alguien de por ejemplo Argelia ha visitado tu blog! (otra cosa es si se habrá enterado de algo).
Además, puedes publicar lo que quieras, aunque tu talento no sea demasiado alto, mientras que si quieres publicar algo en libro tradicional lo vas a tener bastante complicado.
Creé el blog porque un amigo mío había inaugurado el suyo recientemente, y me animó a que hiciera lo mismo. A mí en principio me pareció que eso de escribir un blog debía ser complicadísimo, pero me gusta escribir y decidí empezar a hacer mis pinitos. Como vi que no era complicado, me animé más. Me gusta escribir, incluso en alguna ocasión he pensado en intentar escribir un libro. Pero claro, eso da bastante pereza, mientras que el formato que proporciona el blog es mucho más cómodo.
¿Lo hice también con cierto afán exhibicionista? Pues estoy seguro de que sí. Si supiera que nadie me lee, creo que habría abandonado hace tiempo. Pero al mismo tiempo creo que todos tenemos un poco ese afán de exhibirnos en este gran ágora que supone la blogosfera. Además, en el libro, el amigo Vaknin debe referirse a un narciso exhibicionista en plan exagerado: que habla constantemente de sí mismo, que busca la polémica, el escándalo, que “aviva y expande delirios de grandeza”... algo así, y en ese sentido no me considero exhibicionista ni mucho menos.
Y por último, tengo que decir que a veces, sobre todo al principio, albergaba la esperanza de que igual con un poco de suerte, “Alma y Psique” alcanzaría cierta popularidad entre los internautas. Mis sueños apuntaban algo más alto de lo que mi contador refleja a día de hoy, pero estoy contento con ese número de lectores que me sigue, ya sea periódica, ocasional, o puntualmente.
Sí que tengo que reconocer que estoy un poco obsesionado con el mapa y con el contador, con lo cual quizás sea más narcisista de lo que pensaba...

miércoles, 7 de mayo de 2008

HAGAN JUEGO, SEÑORES

Decía Einstein que Dios no juega a los dados. Desde luego, si lo dijo Einstein, la afirmación debe estar avalada por razones de peso. No voy a negar esa afirmación, ni mucho menos, entre otros motivos porque no tengo ni idea sobre la cuestión.
No obstante, expongo tres ejemplos en los que aparentemente Dios sí parece jugar a los dados, si bien en uno de ellos fuimos más bien nosotros los que los tiramos.
Son ejemplos en los que parece, a los ojos de los observadores poco diestros como yo, y lo digo sin ironía, que el azar y no una planificación divina tomó el mando de la situación. Como contrapartida, y a falta por mi parte de argumentos científicos, diré que los caminos del Señor son inescrutables.
El primer ejemplo es el de la teoría de la evolución. Hoy esta teoría está ampliamente aceptada por la comunidad científica, aunque aún hay elementos recalcitrantes que defienden no ya el creacionismo (creación de todas las criaturas directamente por Dios, que ha quedado desfasado) sino una versión moderna del mismo: el llamado Diseño Inteligente. El Diseño Inteligente medra sobre todo en Estados Unidos apoyado por poderosos lobbies.
La teoría de la evolución asegura que los organismos van evolucionando en función de la variación del entorno. Dicho así, no parece que Dios tuviera en ningún momento en mente el crear al ser humano. Podríamos decir que Dios puso en marcha el mecanismo pero que se desentendió de su desarrollo, y que al final, por azar, apareció el ser humano, como ente más idóneo para adaptarse al entorno de aquel momento.
La solución que se da desde las posiciones más moderadas del Diseño Inteligente es que la teoría de la evolución es verdadera pero a la vez existe algún tipo de eso, de diseño inteligente previo a los azarosos cambios.
El segundo ejemplo es el descubrimiento de unos científicos según el cual hace 70.000 años el ser humano estuvo a punto de extinguirse, debido a condiciones climáticas extremas que redujeron a una cantidad ínfima (unos 2.000) los ejemplares de Homo Sapiens. En la novela “Los estados carenciales”, hablando de una posible extinción del ser humano, la protagonista dice mordazmente una genial frase: “Sí, ¡qué desgracia, para el Universo en general y para nosotros en particular!”.
¿Y si la casualidad o el azar hubiera querido que nos extinguiéramos? Los supuestos planes de Dios para el hombre habrían quedado en agua de borrajas (este refrán no se si se entiende fuera de Aragón: habrían quedado en nada).
El tercer ejemplo, que como digo es más imputable al hombre que a Dios, fue el momento en el que el ser humano estuvo, por segunda vez que se sepa, a punto de extinguirse: me refiero a la carrera nuclear con el punto álgido de la crisis de los misiles en Cuba (1962). El mundo estuvo a punto de su destrucción total. En el caso de que el azar así lo hubiera querido (en este caso azar se identificaría con libertad humana), ni muchos de ustedes ni yo habríamos siquiera nacido. En este hipotético caso, el hombre habría variado los planes de Dios para con nosotros, pues se supone que es Él el único que tiene la potestad de poner fin a la Historia.
La conclusión que puedo sacar como cristiano es que, a pesar de las apariencias de azar en algunos momentos dados, Dios lo debe tener todo, de algún modo que sólo Él sabe, atado y bien atado.

viernes, 2 de mayo de 2008

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

¡Vaya cacao se está montando con la asignatura de Educación para la Ciudadanía!
La asignatura se ha convertido claramente y desde el principio en un arma arrojadiza de unos partidos políticos (con el PSOE a la cabeza) contra otros (encabezados por el PP). En otro contexto político, estoy seguro de que la asignatura no habría despertado tantas suspicacias, probablemente incluso habría pasado sin pena ni gloria.
El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha anulado el desarrollo en esta comunidad de ciertos contenidos de esta asignatura. El motivo, que los contenidos anulados vulneran los derechos fundamentales de los padres, pues violentan la libertad ideológica y religiosa de las personas.
¿Cuáles son esos contenidos anulados?
Yo los dividiría en dos:
Por una parte, el Tribunal anula las referencias de la asignatura a:
· La promoción de una actitud crítica ante estereotipos homófobos. Los socialistas querían lavar el cerebro de nuestros hijos pretendiendo imponer ideológicamente que los homosexuales son personas normales. Inaudito.
· El fomento del respeto a las "diversas opciones vitales". Lo dicho, eso de respetar a los maricas atenta contra el derecho fundamental de los padres. ¿Y si unos padres desean que sus hijitos escarnien a los pecadores como se merecen?
· El rechazo a "cualquier discriminación por razón de género". Sin comentarios, ¡a estas alturas de la película!
Hasta aquí, la de cal, muy mal por la decisión del Tribunal.
Pero hete aquí que ahora viene la de arena, pues por otra parte, el Tribunal anula lo referido a la ideología de género en el currículo de la asignatura. Pensaba yo en informarme sobre el significado de esa expresión para pasar a continuación a criticar su anulación en la asignatura.
Sin embargo, buscando por internet qué es eso de la ideología de género, descubro que es la ideología que defiende más o menos que hombre y mujer son iguales prácticamente en todo salvo en sus aparatos genitales, y que realmente es la sociedad la que da la identidad sexual a la persona.
Pese a que mi intención en principio era seguir dándole estopa al TSJA, viendo detenidamente este punto estoy de acuerdo en la anulación que el Tribunal hace del mismo. Esto es así porque pienso que no es verdad que hombre y mujer sean meramente un producto social. Pienso que la diferencia niño-niña u hombre-mujer va mucho más allá de unas diferencias físicas.
Me resulta además curioso que la ideología de género esté en el currículo de la asignatura, toda vez que muchos estudios científicos han demostrado que hombre y mujer nos diferenciamos en muchos aspectos: físicos, evidentemente, pero también psicológicos. Y estas diferencias psicológicas tienen su origen además de en el condicionamiento social, en las diferencias fisiológicas entre sexos, es decir, que el cerebro del hombre y el cerebro de la mujer son diferentes.
En este punto me veo pues obligado contra mi gusto a darle la razón al TSJA.
El fallo, por otra parte y paradójicamente, sostiene que EPC (Educación para la Ciudadanía) es constitucional en otras materias, como en sus referencias a la clonación, biotecnología o investigación con células madre. Puntos en los que sí entra la ideología de lleno en acción, creo yo, puesto que, por ejemplo, en la clonación, sí entran factores morales que cada individuo debe discernir. La clonación no es algo sobre lo que todos los ciudadanos españoles deban pensar lo mismo, a diferencia de otros valores universales como el respeto, la tolerancia, etc.