miércoles, 27 de agosto de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE ( I )

Hace poco escuché un audiolibro titulado “Las siete leyes espirituales del éxito”, del médico indio Deepak Chopra (en la foto). En él, vierte ideas filosóficas orientales que, según ellos, llevan al camino de la felicidad. Me gustaría debatir con vosotros estas ideas, por sonar tan extrañas en el mundo occidental, y especialmente en mí, occidental con el agravante de provinciano.


PRIMERA LEY: LEY DE LA POTENCIALIDAD PURA


Según esta ley, el ser humano es conciencia pura, y por lo tanto posibilidades infinitas. Se debe buscar la autorreferencia, en contraposición a la referencia al objeto (dinero, la opinión de los demás, el éxito, las posesiones). La autorreferencia (tenernos a nosotros mismos como referencia, a nuestra propia conciencia) nos llevará a no tener miedo, a no buscar la aprobación de los demás, a no buscar controlar todo y a no querer tener un poder inapropiado sobre las cosas o sobre los demás.
Para poner en práctica esta ley, Chopra recomienda cuatro caminos que nos conducen al poder del ser:

1. El silencio. Sólo ser, sin hablar con nadie, leer, oír la radio, etc. En un principio la mente se alborota, pero cuando se es constante y la mente ve que el que elige (yo) no habla, la mente se acalla.
2. La meditación. Recomienda treinta minutos por la mañana y otros treinta por la tarde.
3. El no juzgar. Comprometernos por un período de tiempo a no juzgar ni las cosas ni a los demás (no catalogar en bueno / malo, correcto / incorrecto, etc)
4. El contacto con la naturaleza. Después de los tres caminos que preceden, recomienda como último paso el contacto con la naturaleza.

Todo lo anterior nos llevará a un equilibrio perfecto entre quietud y dinamismo.
¿Qué les parece todo esto?
Por mi parte, empiezo opinando acerca de que el ser tiene posibilidades infinitas. No lo veo yo esto muy claro, siendo el ser humano una especie con un pasado animal puro y duro, que le limita mucho. Eso, además de las circunstancias limitadoras de cada uno. Parece pues pecar de optimista esto de las posibilidades infinitas. Empezamos mal.
Lo de tenernos a nosotros mismos como referencia me parece bien, sería perfecto que todos lo hiciéramos así.
Vamos a ver los caminos que propone el autor para cumplir esta ley.
El primero es el del silencio. Es un método que utilizan las religiones, sobre todo personas muy comprometidas con las religiones. Esto sería cuestión de probarlo, pero seguro que como el mismo autor dice es un poco agobiante, y no sé si sólo al principio. Téngase en cuenta que el cristianismo por ejemplo lo emplea a la par que se leen y meditan los textos sagrados, mientras que Chopra propone un silencio sin lectura y sin nada de nada, a palo seco.
La meditación, si la entendemos como relajación, es un método también en vigor en Occidente, y de eficacia probada. Nada que objetar pues. Aunque en mi caso particular ya me puedo poner grabaciones de relajación o lo que sea que no me relajo ni de casualidad, sino más bien todo lo contrario.
El camino del “no juzgar” me llama especialmente la atención. Sin haberlo siquiera intentado he pensado en lo complicado que debe ser. ¿No es eso lo que continuamente estamos haciendo en relación a personas, cosas, sucesos, etc? ¿no estamos siempre clasificando en departamentos todas nuestras experiencias? Necesitamos tenerlo todo etiquetado. Difficult.
Y del contacto con la naturaleza, por supuesto, nada que objetar.
Me gustaría conocer qué piensan los lectores de todo esto.

lunes, 25 de agosto de 2008

ASÍ SE ESCRIBE LA HISTORIA

En este caso, la historia olímpica. Corría el mes de agosto de 1984 cuando en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles ocurrió algo que me impactó profundamente, al igual que a miles de millones de personas de todo el planeta. Yo contaba sólo con ocho años, pero esas imágenes iban a quedar grabadas a fuego en mi retina, e iban a quedar para siempre asociadas en mi mente con la esencia de los Juegos Olímpicos.
Dicen que las palabras conmueven, pero el ejemplo arrastra, y desde luego, las imágenes que aparecen en el vídeo que sigue arrastran más que cualquier discurso sobre la perseverancia, la constancia, el esfuerzo o la voluntad.
Las imágenes corresponden a la prueba femenina de maratón, que se celebraba en su modalidad femenina por primera vez en la historia. Los responsables no se atrevían a ponerla en el programa olímpico porque siendo ya de por sí una prueba dura para los hombres, para las mujeres sería mucho peor.
Encontré el vídeo en este blog (bajando un poco dentro de la página se pueden ver otros cuatro momentos olímpicos míticos que también merecen la pena. Uno de esos momentos épicos, el del nadador Eric Moussambani, aparece aún más detallado aquí).
En el presente vídeo puede verse a la atleta suiza Gabrielle Andersen corriendo los últimos metros de la maratón de Los Ángeles ´84, ya en el interior del estadio. La atleta entra en el estadio con visibles síntomas de deshidratación, pero los médicos deciden dejarla seguir.
Andersen invierte 5 minutos y 44 segundos en dar la agónica vuelta al estadio, llegando a la meta en el lugar 37º de 44 atletas.



Afortunadamente, la atleta tuvo una buena recuperación del desgaste sufrido, y al poco tiempo ya se encontraba de nuevo compitiendo.
Estas imágenes son testigo del indescriptible valor de una mujer de 39 años que sólo tenía en mente una cosa: llegar a la meta, por encima de cualquier otra consideración.
¡GRACIAS POR TU INOLVIDABLE EJEMPLO, GABRIELLE!

viernes, 22 de agosto de 2008

HOY TE TOCA SER FELIZ

A ver si soy capaz de poner un vídeo por fin, que hace un tiempo lo intenté y no hubo manera. Era otro vídeo, no el que quiero poner ahora. Creo que ahora la cosa va mejor.
El vídeo es de una canción de un grupo que por lo demás no me va mucho: "Mago de Oz". La canción se titula "Hoy te toca ser feliz". Me remitió la dirección para verlo una amiga, y gracias a ella lo puedo poner en este post.

¿Qué os ha parecido? Es bonito y optimista, ¿verdad? Además es una canción con una música agradable y muy poética.
Dejo también la letra por si algo no se entiende bien:
"Cuando un sueño se te muera o entre en coma una ilusión,no lo entierres ni lo llores, resucítalo. Y jamás des por perdidala partida, cree en ti.y aunque duelan, las heridas curarán. Hoy el día ha venido a buscarte y la vida huele a besos de jazmín, la mañana esta recién bañada, el Sol la ha traído a invitarte a vivir. Y verás que tú puedes volar,y que todo lo consigues. Y verás que no existe el dolor, hoy te toca ser feliz. Si las lágrimas te nublan la vista y el corazón, haz un trasvase de agua al miedo, escúpelo. Y si crees que en el olvido se anestesia un mal de amor, no hay peor remedio que la soledad.Deja entrar en tu alma una brisa que avente las dudas y alivie tu mal. Que la pena se muera de risa, cuando un sueño se muere es porque se ha hecho real. Y verás que tú puedes volar y que todo lo consigues.Y verás que no existe el dolor, hoy te toca ser feliz. Las estrellas en el cielo son solo migas de pan que nos dejan nuestros sueños para encontrar el camino, y no perdernos hacia la Tierra de Oz, donde habita la ilusión. Y verás que tú puedes volar,y que tu cuerpo es el viento, porque hoy tú vas a sonreír, hoy te toca ser feliz".

miércoles, 20 de agosto de 2008

PHELPS Y LA ESCUELA DE LA VIDA

Corría un día lectivo más en un centro escolar cualquiera en Baltimore (Estados Unidos). Fue en ese momento cuando un maestro, arrogándose un don de profecía del que como veremos más tarde carecía, detentando el derecho a predecir el futuro de sus pupilos, le dijo a uno de sus alumnos, torpe e hiperactivo: “hijo, tú nunca tendrás éxito en la vida”.
Ese falso profeta quedó al descubierto cuando en este verano de 2008, durante la celebración de los Juegos Olímpicos ( cuyos atletas son laureados por sus éxitos en todo el mundo), un tal Michael Phelps consiguió una hazaña nunca antes vista, consiguiendo 8 medallas de oro a lo largo de toda la competición de natación. Se convierte así en el deportista más exitoso de la historia del deporte. En efecto, la opinión que el maestro vertió sobre Michael Phelps se descubrió errónea, ¡y en qué grado!
Los maestros tienen mucho poder a la hora de cómo el niño se ve a sí mismo. Esto me recuerda al capítulo de los Simpson en que sarcásticamente se presenta este fenómeno: Bart acude contento el primer día de clase a la escuela, entusiasmado por aprender, y en un abrir y cerrar de ojos los maestros le quitan todas las ilusiones, haciendo de él un desastre de alumno.
Phelps no ha sido el primer caso llamativo sobre individuos que no han triunfado en la escuela y sí lo han hecho después en la vida. Muchos de ellos incluso dentro del propio campo académico, algunos con coeficientes de inteligencia astronómicos.
La escuela se centra en conocimientos técnicos inútiles saltándose a la torera la que debía ser su función: la formación ética de los niños, es decir la formación de un carácter adecuado para conseguir una vida feliz, en colaboración con las familias.
¿Cuál es el fin supremo de la vida del hombre? La felicidad, a la que se llega por medio de la virtud. ¿Prepara la escuela para esa felicidad? Mi respuesta es tajante: no. La función positiva que hace la escuela es de carácter indirecto: para retener todo el volumen de datos inútiles que se exigen, se tienen que desarrollar ciertas virtudes, como la constancia, la voluntad, la disciplina, etc. Estas virtudes ayudarán luego en la vida. Pero no se trabajan esas virtudes con el fin de alcanzar la felicidad.
Los padres dan una importancia excesiva a los resultados escolares de sus hijos, cuando no hay garantía, porque es lógico que no la haya, de que buenos resultados académicos den lugar a hijos felices y exitosos. De igual manera, tampoco se puede, ni mucho menos, afirmar lo contrario, que alumnos torpes vayan a ser unos desgraciados en la vida. Seguro que todos conocemos casos de éxito académico y fracaso vital y viceversa.

viernes, 8 de agosto de 2008

EL CEREBRO EN GUERRA (II)

En la primera parte de “El cerebro en guerra”, como se me recordaba en uno de los últimos comentarios recibidos, describí la parte más anatómica de nuestras emociones, sentimientos, pensamientos y comportamientos.
Para algunos científicos, allí acaba todo, pues según ellos no existe nada (mucho menos una parte espiritual o alma) dentro de nosotros que nos haga libres para tratar de lograr el cambio en nuestras vidas. Esto significaría que factores sobre los que tenemos control nulo determinarían inexorablemente nuestra vida desde el día de nuestro nacimiento hasta el de nuestra muerte.
Sin embargo, otras personas son más optimistas con respecto a la posibilidad de cambio en nuestras vidas.
Recuerdo al lector que la primera parte había concluido con el hecho irrefutable científicamente de que las emociones invaden y ahogan en muchas ocasiones a la razón.
Entonces, ¿no es posible el cambio? ¿Estamos condenados a lo que la física y la química de nuestro cerebro nos dictan?
La mayoría de los estudiosos piensa que esto no es así exactamente. Cuando un animal inferior recibe un estímulo en forma de emoción, la respuesta viene dada sin alternativa posible. Por ejemplo, a una emoción de miedo ante otro animal le seguirá la huida. El animal no es libre para tomar una decisión que le exima de sus instintos.
Sin embargo, en el ser humano esa relación emoción-respuesta no es tan rígida. El motivo es que el hombre cuenta con la razón, siendo el único ser capaz de anticipar y reflexionar, y por consiguiente en su vida desarrolla muchos proyectos, y en último término, un proyecto vital. La reflexión puede hacerle comprender que la respuesta en principio lista para ejecutarse, la más instintiva e irracional, no va en la misma dirección que el proyecto personal, que las metas que se ha fijado.
Entonces, de algún modo, el proyecto interferirá entre emoción (estímulo) y respuesta. Pero, una vez que vemos que esa respuesta no es la adecuada, ¿cómo interferir?
José Antonio Marina, en su libro “Anatomía del miedo”, da una única solución para cambiar y para mejorar en nuestras vidas: la acción. No podemos modificar la aparición inicial del sentimiento (miedo, por ejemplo), pero sí podemos modificar la acción a realizar, la respuesta que llevamos a cabo efectivamente.
Nos podríamos pasar décadas rumiando sobre nuestros problemas pero no solucionaríamos nada. Sin embargo, actúe y la emoción negativa irá progresivamente desapareciendo, introduciéndonos en el mundo de las virtudes. Nuestra conducta cambiará nuestra personalidad, como ya dijeron los clásicos.
Esa acción, y esto es muy importante, se fundamenta en dos virtudes esenciales:
  • En primer lugar, la valentía, para emprender la acción correcta y no la incorrecta. El valor nos aparta de lo cómodo y de lo fácil, lanzándonos a la justicia y la libertad.
  • En segundo lugar, la esperanza, para poder mantener dicha acción contra viento y marea. No basta con un cambio de acción, tenemos que creer que ese cambio de acción nos llevará al punto que deseamos. De lo contrario, no es posible sostener el esfuerzo que se está realizando. Ésa es la esperanza. Y en ocasiones nuestro esfuerzo deberá verse recompensado, pues como dijo alguien: "No sólo de voluntad vive el hombre. A veces necesita dar en el clavo".

Los psicólogos tienen consensuada una práctica para la mejora del individuo directamente relacionada con la acción: la "exposición". Esta técnica viene a decir al paciente: "actúe y su miedo o su ansiedad desaparecerán". Ante una emoción negativa, no huya, todo lo contrario, expóngase, aunque sea gradualmente.

jueves, 7 de agosto de 2008

PREMIANDO BLOGS

Me han llegado recientemente algunos premios, que como mandan los cánones, paso a repartir a su vez entre los blogs que más frecuento. Espero no olvidarme ninguno, que todo podría ser, y espero no dar el premio a alguien que ya lo tiene, aunque bueno, así tendrá dos.
El premiado se puede pegar la foto del premio en su blog, y repartirlo si quiere entre otros blogs que crea que también lo merezcan.
Voy a premiar solamente a aquellos blogs que más visito, para no hacerlo demasiado largo.

Premios y premiados


PREMIO FLOR DE BLOG
Los premiados son:

El alma de trapo de Gata Negra, de Gata negra. Por la dulzura y la sinceridad al expresar sus sentimientos.

...Y la luz se hizo, de Natacha. Por su entusiasmo y buen hacer.



PREMIO AL ESFUERZO PERSONAL
Los premiados son:

La terapia de Rafaela, de Rafaela. Por el interés de los temas tratados y el mimo al elaborarlos.

El jardín secreto, de Amelie. Por la belleza estética del blog y su amena lectura.



PREMIO BLOG ÁCIDO
Los premiados son:

Disidente, de Valle. Por la variedad de los temas y la ácida lucidez con que son tratados.

Hablando de todo sin saber de casi nada, de John c. Por esa acidez que a veces es casi corrosiva.


¡Enhorabuena a todos los premiados!