martes, 30 de septiembre de 2008

DE FILIAS Y FOBIAS

Gata Negra me invita, desde su blog “Alma de trapo de Gata Negra”, como a varios blogueros más, a responder a dos preguntas muy concretas. La primera pregunta es “¿Qué me gusta?”. La segunda es “¿Qué no me gusta”?. Tengo que dar seis respuestas a cada una de estas preguntas. Para inspirarme, decido escuchar la canción de Joaquín Sabina “Más de cien mentiras”, en la que cuenta cosas que a él le gustan. Cuelgo aquí un vídeo muy interesante de esa canción acompañada con imágenes.


¿QUÉ ME GUSTA?
LA AMISTAD. Conforme pasan los años voy valorando más y más a los amigos. No es casualidad que la haya colocado en primer lugar. Los amigos, mi punto fuerte en la vida (algo estoy haciendo bien). Desde aquí, y aunque casi ninguno me vaya a leer, gracias infinitas a todos mis amigos por estar ahí. Abrazos y besos sin fin. Espero que nuestra relación se prolongue más allá de esta vida.

CANTAR. Me gusta mucho cantar karaoke. Esta respuesta está en relación con la anterior, porque me gusta cantar rodeado de mis amigos. Canciones como “Uno más uno son siete” cantada por Fran Perea, o “Necesito respirar” de Medina Azahara, me chiflan.

MI PROFESIÓN. Actualmente no ejerzo, si bien ello no es impedimento para que me encante enseñar y estar rodeado de siempre ocurrentes niños. Cuando estaba trabajando y me despertaba por la mañana, me preguntaba si era día lectivo o no. En caso afirmativo, me levantaba jubiloso. Y por cierto, las oposiciones que ya aparecen en lontananza, allá para junio.

BOGART. ¡Qué personajes interpreta, qué clase! No sabía si poner al actor o una de sus películas más emblemáticas, “Casablanca”. Al final me quedo con el actor.

ROMA. Ciudad inmortal. He viajado poco, pero de las ciudades que he visto es la que más me gusta. Dicen que en Europa sólo Roma se puede comparar a París y sólo París se puede comparar a Roma. Lo que más me gustó de Roma: las catacumbas cristianas, el Coliseo, San Pedro del Vaticano... es que todo son joyas.

SABINA. Sí, Sabina, ése que canta. Me ha gustado desde siempre y aún hoy sigo oyendo y cantando con deleite sus canciones. “Pongamos que hablo de Madrid” y “Princesa” son algunas de mis favoritas. ¡Qué gozo cuando la profesora de Literatura de la Facultad lo citó como uno de los poetas españoles contemporáneos!

¿QUÉ NO ME GUSTA?

SUFRIR. Es un defecto que me acompaña desde que nací, y es que verdaderamente no me gusta nada sufrir. Ni una miajita siquiera. Se dice que ayuda a crecer, que se pueden sacar enseñanzas de él, que es en realidad una oportunidad... yo si me dejan renuncio voluntariamente a todo eso.

LA VERDURA. Me gusta comer, hasta hace poco estaba en sobrepeso de consideración, incluso llegué puntualmente a rozar la obesidad. Sin embargo soy muy selecto yo para eso de comer. En una palabra, que... ¡odio comer sano!

EL “ARTE” DEL TOREO. No me gusta esta práctica bárbara de la que dentro de unos siglos se preguntarán cómo pudo llegar incólume al siglo XXI. Que conste que detesto la práctica de la tauromaquia y algunos festejos populares con toros, no a sus defensores y practicantes. Odia el pecado, no el pecador, que dijo aquél.

LA SENSACIÓN DE IMPOTENCIA. ¡Qué desagradable esa sensación de no poder hacer algo para arreglar la situación! Lo intentas y lo intentas pero no hay manera. O bien directamente no está en tu mano tomar ninguna medida contra lo que no te gusta.

EL LUJO. Aseguro que no es envidia, pero detesto la ostentación de riqueza que hacen algunas personas. “Hay que mover la economía, hay que consumir” dicen algunos mientras otros no tienen nada. Me gusta su contrario, la sobriedad.

QUE ME DEN CALABAZAS. Esto va unido a la sensación de impotencia. Te dan un “no” y tienes que encajarlo como mejor puedas, pero tus deseos han quedado irrealizados. Y tengo tanta experiencia en este extremo que por eso ha debido de venirme a la cabeza.

Andaban algunos (sobre todo algunas) ya preocupados de la tardanza en mi respuesta, ¡qué poca fe!, pero lo prometido es deuda, y haya quedado mejor o peor, aquí están mis filias y mis fobias retratadas. Al principio tuve que pensar y repensar, e incluso como he dicho tuve que recurrir hasta a canciones que acercaran las musas a mis dominios, pero al final me vi obligado a acabar eliminando algunas respuestas de ambas preguntas (pues las respuestas excedían de seis). He tratado de dejar lo más granado y eliminar lo menos original.

viernes, 26 de septiembre de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE ( IV )

La siguiente es la cuarta ley para lograr el éxito (léase felicidad) que plantea Deepak Chopra, tomando como base la filosofía oriental:

CUARTA LEY: LEY DEL MENOR ESFUERZO

Para cumplir esta ley se requieren tres componentes:
1. Aceptación (de la gente, de los sucesos y de las situaciones): cada momento es como debe ser. No luchar en contra de cada momento, que es como luchar contra el Universo. Aceptar las cosas como son, no como querríamos que fueran.
2. Responsabilidad: no culpar a nadie, ni siquiera a uno mismo, de su situación. La responsabilidad es la habilidad de mejorar la situación. Cada problema es una oportunidad disfrazada.
3. No defenderse: no defender los puntos de vista propios. Estar abierto a cualquier punto de vista, sin apegarse a ninguno de ellos.
Estos tres componentes constituyen la no resistencia, que lleva a la flexibilidad.
Además, se debe buscar el amor, no el ego. Se realizarán las acciones por amor. No se buscará la aprobación de los demás.
Cumpliendo todo lo prescrito anteriormente, cuando el momento sea oportuno, los deseos personales se manifestarán.
Apostilla Chopra: la naturaleza no se esfuerza. La naturaleza del hombre es ser feliz. Haz menos y logra más.
Pienso yo que la clave del cumplimiento de esta ley parece estar en la aceptación. Muchas veces no aceptamos multitud de cosas, incluso llegamos a no aceptarnos a nosotros mismos. Creo que es verdad que la base para el cambio personal es la aceptación. Sin ella, forcejeamos con nosotros mismos sin conseguir nada, creando más estrés todavía. Cuando nos aceptamos, el cambio es más sencillo. Creamos, con la responsabilidad que se cita en el segundo punto, emociones positivas, en lugar de tratar de reprimir las negativas sin resultado.
Y en cuanto al tercer punto, qué duda cabe que es positivo no enrocarse en posiciones cerradas, sino estar abierto al pensamiento y los planteamientos de los demás.

jueves, 18 de septiembre de 2008

"DICHOSOS LOS QUE SUFREN...

...porque serán consolados.”

El Papa pronunció el día 15 de septiembre una homilía desde Lourdes, en el transcurso de su viaje a Francia. Coincidiendo con la celebración de Nuestra Señora de los Dolores, Benedicto XVI transmitió ánimo desde la explanada del Rosario en Lourdes a los enfermos para continuar en su lucha diaria particular.
Afirmó el Papa que la dignidad nunca abandona a quienes están enfermos.
El Papa reconoció la fuerza de la enfermedad y el dolor: “por desgracia, el sufrimiento padecido rompe los equilibrios mejor asentados de una vida, socava los cimientos fuertes de la confianza, llegando incluso a veces a desesperar del sentido y el valor de la vida”. Comprende también que “para cada uno, el sufrimiento es siempre un extraño. Su presencia nunca se puede domesticar”.
El Papa, ante esta situación, llama al enfermo a buscar la presencia, además de la de parientes y amigos, de Cristo y de María, que son, “más que nadie, capaces de entendernos y apreciar la dureza de la lucha contra el mal y el sufrimiento. Cristo y María aman a cada uno de sus hijos, prestando una atención particular a quienes están sumidos en el dolor.”
Y continúa el Santo Padre: “Cristo no permanece fuera del sufrimiento padecido; lo alivia viniendo a habitar en quien está afectado por la enfermedad, para llevarla consigo y vivirla junto con el enfermo. La presencia de Cristo consigue romper el aislamiento que causa el dolor. El hombre ya no está solo con su desdicha.”
Cristo se convierte así en fuente de esperanza inquebrantable.
El Papa también hizo un llamamiento a quienes “están tentados de dar la espalda a la vida” pidiéndoles “humildemente: ¡Volveos a María! En la sonrisa de la Virgen está misteriosamente escondida la fuerza para continuar la lucha contra la enfermedad y a favor de la vida”
Nuestra Señora de Lourdes,
ruega por nosotros.
NOTA: Agradezco la cesión de la foto a mi amigo Dani.

viernes, 12 de septiembre de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE ( III )

Recuerdo al lector que estoy haciendo resumen crítico de un audio-libro del Dr. Deepak Chopra titulado “Las siete leyes espirituales del éxito”.
He abordado ya las dos primeras, la ley de la potencialidad pura y la ley del dar y el recibir. Toca pues ahora la tercera ley.
Esta tercera ley es la que más nos suena.


TERCERA LEY: LEY DEL KARMA


"Soy el dueño de mi Karma" (Buda)
Siempre según el autor, el KARMA supone nada más y nada menos que la afirmación de la LIBERTAD HUMANA.
El karma es cada una de las acciones que realizo y cada consecuencia que tienen sobre mí esas acciones.
La ley del Karma supone tomar conciencia del presente, de las decisiones conscientes, para huir de las reacciones automáticas que tan a menudo tomamos. Quiere decir que habitualmente todos actuamos ante los estímulos que nos llegan sin pensar, de una manera “programada”. Sin embargo, tomando conciencia de cómo respondo a esos estímulos puedo tomar el control de mi vida.
Cuando esté deliberando acerca de qué acción tomar, tendré que preguntarme: ¿Qué consecuencias tendrá esta acción? ¿Traerá felicidad para mí y para los demás? A la acción correcta la denominamos acción correcta espontánea.
En la elección de la acción a llevar a cabo, tomamos como guía al corazón (intuición).
Con el Karma pasado, tres cosas podemos hacer:
1. Pagar las deudas. No hay deuda que no se pague, ahora o en otra vida.
2. Pagar las deudas igualmente pero tratando de sacar del dolor una enseñanza.
3. Pagar las deudas y trascender el sufrimiento mediante la meditación.
Según esta ley del Karma, cuando la cumplas te darás cuenta de que no necesitas realizar grandes esfuerzos para que tus deseos se cumplan. Éstos se cumplirán simplemente cuando llegue el momento oportuno (cuarta ley: ley del menor esfuerzo).
Lo que yo opino de esta ley: Bastante en desacuerdo con la idea de Karma. Para empezar, estoy bastante convencido de que la idea de reencarnaciones continuas es de las que menos fuerza tiene dentro de la gran variedad de creencias que hay para después de nuestra muerte. En resumen, que no creo en la reencarnación. Si no hay reencarnación, que cada acción trae para nosotros un efecto quedaría circunscrito a nuestra única vida, la que disfrutamos (o sufrimos) ahora. Y, como es obvio, personas honestas sufren los mayores castigos mientras que seres inmundos quedan impunes. Ya los judíos tuvieron que ceder ante esta creencia, cuando comprobaron que el justo Job padecía una y otra vez distintos males (de ahí la frase "tener más paciencia que el santo Job"), sin llegar a ser nunca recompensado.
En lo de que fijándonos en nuestros pensamientos y haciéndolos conscientes llegaremos a la libertad, estoy algo más de acuerdo, pero no mucho. No hasta que mi propia experiencia me demuestre que en la edad adulta podemos cambiar de manera significativa nuestro patrón emocional adquirido en la infancia, cosa que al menos en mi caso dista mucho de producirse. De momento, mantengo que ese patrón emocional adquirido en los primeros años nos determina en muy gran medida.
Con respecto a lo de decidir en base a lo que nos diga el corazón, los científicos dan hoy por hoy gran importancia a la intuición y a las emociones a la hora de decidir, o sea, que parece cierto. Por ejemplo, si tenemos que decidir si hacer A o B, tendremos en cuenta las emociones que hemos tenido en el pasado cuando hemos hecho A, B, o acciones similares. No nos basamos pues únicamente en la razón.
Y esperando vuestros amables comentarios, espero que vayan saliendo más cosas. Saludos.

lunes, 8 de septiembre de 2008

LA PROFECÍA MÁS CIENTÍFICA

Este miércoles 10 de septiembre va a entrar en funcionamiento el mayor acelerador de partículas jamás creado. Está promovido por el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear). El acelerador de partículas es un tubo de 27 kms. de circunferencia. Está situado a 100 metros de profundidad, entre los países de Francia y Suiza. Muchos años, esfuerzos y personal (han participado miles de físicos de numerosas universidades de todo el mundo), se han invertido para la realización de este prodigio de la técnica.
Se prevén grandes descubrimientos. Se investigará sobre las fuerzas y la materia. Muchas cuestiones acerca del Universo, sus leyes, su evolución, su origen, se supone serán resueltas.
El método a emplear consiste en acelerar protones hasta que alcancen la velocidad de la luz y luego hacerlos chocar entre sí, de tal manera que se puedan simular las condiciones de creación del Universo tras el Big Bang.
El único problema es que para algunos científicos su puesta en funcionamiento puede conllevar un ligero problema... el fin del mundo, concretamente. El acelerador, según ellos, crearía agujeros negros que se tragarían literalmente la tierra, y con ella a todos nosotros, obviamente.
En todo caso, el día 10 se inician las primeras fases, que no culminarán hasta dentro de varios meses, por lo que de momento no hay problema.
Este grupo de científicos ha interpuesto una demanda ante los tribunales europeos para que se detenga la ejecución del proyecto. El propio CERN ha investigado también la posibilidad de que lo que dicen estos científicos díscolos (pocos y con poca reputación según el telediario de hoy) sea verdad. La conclusión a la que llega el CERN es que no hay peligro de que se formen agujeros negros, y por lo tanto no hay peligro para la existencia de la tierra.
La noticia llama la atención. Que nos estamos cargando nuestro medio ambiente es obvio, pero se da por supuesto que llegará el día en que el planeta tierra se deshará de esta molesta plaga que ha supuesto para ella el ser humano. Estaría bueno que no nos conformáramos con eso, y que nos lleváramos a la propia tierra con nosotros.
Supongo que tenemos que estar tranquilos, que los científicos responsables deben estar bastante seguros de lo que hacen, pues cualquiera en su sano juicio detendría cualquier proyecto en el que existiera la más mínima posibilidad de que algo semejante ocurriera. Las probabilidades de que se crearan agujeros negros, asegura el CERN, son las mismas de que un meteorito cayera sobre la tierra destruyéndola.
El abogado del diablo, por otra parte, argumentaría que con el Titanic también estábamos muy seguros y orgullosos de su insumergibilidad, y ya se sabe lo que pasó.

martes, 2 de septiembre de 2008

FILOSOFÍA ORIENTAL A DEBATE ( II )

Continúo explicando la segunda ley de “Las siete leyes espirituales del éxito”, del médico indio Deepak Chopra.




SEGUNDA LEY: LEY DEL DAR Y EL RECIBIR




Esta ley es la base de las demás. Por una parte, mediante ella entramos en contacto con nuestro ser en contraposición a nuestro ego (primera ley). Además, dando y recibiendo se crea buen karma, concepto en el que se basa la tercera ley (ley del karma).
Esta segunda ley se fundamenta en el hecho de que en el Universo el intercambio de energía e información es continuo. Por lo tanto, lo mismo debemos hacer nosotros en nuestras vidas si queremos llegar a la armonía.
En este dar y recibir, debemos dar lo que buscamos. Por ejemplo, si buscamos amor debemos dar amor, si buscamos comprensión debemos dar comprensión, si buscamos alegría debemos dar alegría...
El tema es dar a todos y siempre. Puede ser un cumplido, una flor, una oración, cuidado, una bendición, escucha, etc. Si bien no hace falta que sea algo material, conviene ir introduciendo poco a poco cosas materiales (si bien, lo fundamental a la hora de dar es dar cuidado, afecto, aprecio y amor, que son las cosas que realmente importan). Tampoco se debe retener el dinero, que debe estar en constante flujo.
Además de dar, también tenemos que recibir, ya sea de los demás o de la naturaleza (disfrutar del canto de los pájaros, del sonido de la lluvia...).
Esta ley nos suena más, es más conforme con los preceptos del cristianismo, a los que estamos más acostumbrados por estas latitudes.
Mucho mejor nos iría ya sólo en el plano material si quien más tuviera diera más. Otro tanto se podría decir del plano afectivo.
Pero, ¿qué sentido tiene por ejemplo darle a alguien una oración o una bendición? Esto debe ser lo que se llama las buenas vibraciones, y en todo caso, al hacerlo nos acercamos al otro con mejor talante.
Por último, decir que por casualidad leí en un blog cuyo nombre no recuerdo unas palabras relativas no ya al no juzgar, sino al no opinar: “Si quieres ver la verdad no mantengas ninguna opinión a favor o en contra. La lucha entre lo que a uno le gusta y lo que le disgusta es la enfermedad de la mente”. Para reflexionar.
Contadme, contadme, qué os parece esto de dar y recibir. ¿Das? ¿Recibes? ¿Te gustaría recibir más de lo que actualmente recibes? ¿Crees que te esfuerzas en dar y que no recibes lo suficiente a cambio? ¿Mejoraría tu vida si dieras más?