miércoles, 11 de febrero de 2009

ELUANA ENGLARO: DESCANSE EN PAZ

El lunes, hacia las 8 de la tarde, y con dos semanas de antelación sobre lo que calculaban los médicos, murió Eluana Englaro, a causa de un infarto producido por la falta de hidratación.
La noticia, aquí.
Eluana Englaro sufrió un accidente de tráfico en 1992, accidente que la dejó en coma, supuestamente irreversible, y necesitada de alimentación e hidratación artificial, si bien no precisaba de respiración asistida.
Ya comenté el caso de esta mujer italiana en un post anterior, hace ya varios meses. En aquel momento, en julio de 2008, una sentencia judicial de un tribunal italiano había permitido a los médicos el cese de la alimentación e hidratación artificial.
Por motivos políticos, esta sentencia no se pudo llevar a cabo. Sin embargo, hace unos pocos días Eluana fue trasladada a una clínica en la que sí pudo dar comienzo el proceso de retirada de alimentación e hidratación artificial.
La sociedad italiana ha vivido una polémica terrible. Todo el país ha tomado parte en la disputa. Estas son las posiciones que han tomado algunas de las partes.

El padre de Eluana
Eluana, antes de sufrir el accidente de tráfico que la dejó en coma, visitó a un amigo suyo de nombre Alessandro que estaba también en coma. Al volver a casa, le dijo a su padre que ella no querría encontrarse nunca en un estado así, y le hizo prometer a su padre que, si algo similar le ocurriera, no la abandonaría en ese estado. Su madre confirmó que la voluntad de Eluana en caso de que le ocurriera algo como lo que realmente le ocurrió era morir.
Beppino Englaro, el padre de Eluana, ha luchado durante más de una década por el derecho a morir de su hija.
Afirma que el deterioro físico de su hija era terrible, con sólo 40 kilos de peso, llagas, etc.

El médico que le ha ayudado a morir
El médico subrayó que había cuidado a Eluana todo este tiempo y que ahora la iba a ayudar a morir. "Ayudo a una persona a cumplir su propia voluntad. Se trata de un ser humano indefenso que ha sido traicionado por todos, excepto por su padre y otros pocos. Y quizá lo sea todavía [se refería a un último intento, finalmente fallido, de Berlusconi de evitar la muerte de Eluana]. Asumo mi responsabilidad. No doy un paso atrás".

Los detractores de la decisión de dejar morir a Eluana
Para ellos, la muerte que iba a sufrir conllevaba enorme sufrimiento para la paciente, siendo una de las muertes más dolorosas que un ser humano puede experimentar. Además, se cuestionaba la supuesta irreversibilidad del coma.

La Iglesia Católica
“Que Dios los perdone”. Esta fue la reacción del Vaticano, según informó Televisión Española, ante la confirmación de la muerte de Eluana. Las palabras obviamente iban dirigidas a todas aquellas personas que han hecho posible la muerte de Eluana. La Iglesia ha apoyado todas las acciones del presidente de la República, Silvio Berlusconi, encaminadas a parar la muerte de Eluana. Desde el Vaticano se ha calificado inequívocamente el suceso como asesinato, como un acto moralmente execrable, incluso en el caso de que el coma hubiera sido irreversible con una seguridad del 100%

¿Ha hecho la sociedad italiana lo correcto en el caso Eluana?
Aunque en el anterior post que escribí sobre este tema era más ambiguo, ahora creo que la decisión que se ha tomado en Italia ha sido acertada. En este caso debe primar la voluntad del paciente, manifestada lógicamente antes del fatal accidente. Aquí la voluntad de Eluana es clara: no quería someterse a un tratamiento que la mantuviera en un estado de coma. Por lo que sé, si esto hubiera ocurrido en España y Eluana hubiera declarado en un testamento vital su voluntad al respecto, los médicos se hubieran visto obligados a no tratarla ya desde un primer momento.

10 comentarios:

John C. dijo...

Pues eso que descanse en paz,que ya ha dejado de sufrir.Y que Dios la tenga en su gloria,como se suele decir.

Solo espero que este caso no sea una espoleta para muchos otros aunque lo será.Simplemente si se produce el efecto contagio,polémicas aparte-que las habría y gordas-eso del derecho a morir dignamente se acabará convirtiendo en un circo.Amen de otras circunstancias de imprevisibles consecuencias.

Sólo un apunte:para MI morir DIGNAMENTE significa MORIR CON LA CONCIENCIA TRANQUILA Y EN PAZ CON UNO MISMO.Una muerte lenta,dolorosa,etc,etc NO ES SINÓNIMO,DE INDIGNIDAD.NO TIENE PORQUE SERLO.Y subrayo esto ultimo porque se confunde "dignidad" con morir rapido y sin dolor.

¿Que es una putada sufrir una agonía en el trance final?.Ciertamente,pero no es menos verdad que en la misma vida tambien saboreamos la agonía de distintas maneras.Sufrir,el dolor,etc,etc,lo tenemos marcado a fuego tanto en la vida como en la muerte.Es asi.


Señores,y señoras,la muerte no es un trance fácil de pasar,y nunca lo ha sido,ni lo será jamás.La dignidad va implicita en el sujeto no en el hecho de morir.

Un criminal de la peor calaña que muera rapido y sin dolor no tiene una muerte DIGNA,por ejemplo.Pero creo que esto ya es abrir otro debate.

Perreti dijo...

La vida es, valga la redundancia, para vivirla. Y habrá ocasiones en que las cosas se ponen difíciles, y lo que uno debe hacer es luchar por seguir adelante. Seguro que el amigo titular de este blog reconocerá fácilmente estas líneas en mí.
Si bien, llegados a casos críticos, como en mi opinión es el que me ocupa, creo que no se debería ser taxativo a la hora de mostrarse detractor de la eutanasia. Pero esto no deja de ser mi opinión personal. En cualquier caso, y para más señas de lo que procede, nada más apropiado creo yo que atender a la voluntad del detentor de su vida, ahora sólo por poseerla, antaño por lo mismo y por consciencia. O lo que es lo mismo muy resumidamente, lo que Eulana dijera.
Habría que aclarar primeramente la irreversibilidad del coma, pero así a priori, en mi opinión la pobre estaba muerta en vida, y no veo el porqué tener que prolongar esta agonía.
Entiendo por morir dignamente el no dilatar un padecimiento, tanto del paciente privado de toda capacidad y autonomía, como de los seres cercanos. Vivir no es sólo respirar y que lata la lata. Agonizar no es vivir. Tener constantes vitales no es vivir. Una persona es algo mucho más complejo que todo ésto.
Como bien dice John C., definir que es el derecho a morir dignamente es algo harto complicado, tanto que tal vez sea imposible de cerrar en una norma. Pero es que precísamente, esté aquí el quid de la cuestión. En esta vida no puede regularse todo por leyes, estamos enfermos de ellas y pretendemos curarnos con más de lo mismo. Habida cuenta que no creo que las mentes de los políticos sean las más apropiadas para cavilar sobre éste tema, al igual que para muchos otros.
Cada caso es un mundo, cada persona, ídem. ¿Pero quién es nadie para opinar de terceros, máxime sin saber, y para colmo tal y cómo hace la norma limitando antes de?

majo dijo...

yo estoy de acuerdo con la eutanasia pasiva, incluso con la activa en algunos casos.
muerte digna?... depende como sea la vida que lleva esa persona y como se la hagan vivir no?.
no creo que alguien al que le tienen que hacer lo mas basico y que depende para lo mas basico de una mano amiga.
lo del coma "reversible" despues de 17 años es un poco absurdo no?
si esa mujer se despertase ahora cerca de los 40, y se tuviese que adaptar a la sociedad de hoy..... no se, dificil, muy dificil.
y aunque suene a bestia... esos padres tambien se merecen por fin llorar la muerte de su hija y no seguir llorando las penurias y miserias de su hija
besos

Amelie dijo...

Ya está descansando la pobre.

Yo pienso que Eluana ya estaba muerta en vida, llevaba 17 años en coma, había perdido toda la masa muscular, tenía atrofiado el estómago de llevar tantos años alimentándose por sonda, sólo pesaba 40 kilos... ¿Eso es vida?... Además ella pidió a su padre antes del accidente que si alguna vez le sucedía algo así no quería vivir así.

Pienso que no puede haber algo más difícil para un padre que tomar esa decisión.

Amelie dijo...

Creo que voy a firmar mi testamento vital para no dejarle esa responsabilidad a mi familia.

Soñadora dijo...

Imagino que para un padre es muy duro decidir la "muerte" de un hijo, pero mas duro aún es ver a ese hijo muerto en vida y sopesar el pedido que expresamente le hizo de no permitir que le pase algo así.
Creo que hay que pasar por ello para saber que decisión tomaríamos.
Besos,

Gata Negra dijo...

Yo lo comentaba con una compañera de trabajo, que se indignó por lo que al final hicieron con Eulana. Ella decía que no era justo, que ella no pudo opinar (yo no sabía lo que dices que declararon sus padres, y mañana si me acuerdo se lo voy a decir) Decía que los padres estaban deseando quitarse el "engorro" de encima, y yo le replicaba que despues de 17 años, me parecía que no se trataba de eso, y que seguramente no había sido fácil para los padres. Yo opino que si no estás en una situación como esa, es muy dificil saber lo que harías.

En fin...que yo, si algo así me ocurriera, no me gustaría ser una carga para nadie, así que supongo que debería dejarlo dicho en alguna parte.

José dijo...

Vaya, una unanimidad que no esperaba ni de lejos. Supongo que habrá gente que haya leído el post y no piense igual. Invito a esas personas a opinar, para enriquecer el debate.

JOHN, tienes razón en decir que es complicado definir lo que es morir con dignidad y lo que no. Es una cuestión compleja, y seguro que con tantas respuestas como maneras de ver el mundo. Igual lo mejor es eliminar la palabra del enunciado y en vez de decir derecho a morir dignamente, decir simplemente derecho a morir.

PERRETI, ¡ya lo creo que reconozco la autoría de tus primeras líneas! Las mismas palabras con las que tantas veces me has animado (o intentado animar, que como sabes soy un hueso duro de roer). Concuerdo contigo en el hecho de poner el énfasis en la voluntad del paciente. También estoy de acuerdo en que estamos "enfermos de leyes", hasta tal punto que a veces creo que confundimos lo legal con lo moral.

MAJO, convengo contigo en el apoyo a la eutanasia activa en algunos casos. En cuanto a los padres, creo que han obrado correctamente, manteniendo la promesa hecha a su hija.

AMELIE, tienes razón en que el dilema para los padres es terrible, pero en un caso como éste el dilema parece resolverse al tener la opinión inequívoca de la interesada, Eluana. A ver si me entero mejor de qué va el testamento vital y hago un post sobre ello.

SOÑADORA, tienes razón en decir que ésta es una de esas situaciones que hay que vivirlas en primera persona para comprenderlas plenamente.

GATA, sí, Eluana manifestó su voluntad en el caso de que ocurriera exactamente lo que ocurrió, conque lo único que hicieron sus padres fue serle fieles. Como le he dicho a Amelie, a ver si hago un post sobre el testamento vital, cuando me informe de cómo funciona.

Muchas gracias a todos por comentar.
Saludos.

Natacha dijo...

José no tengo ninguna duda... si el enfermo ha pedido morir... ¿Quienes somos nosotros para negarselo? No entenderé nunca la salvación a la fuerza... También hay derecho a morir...
Un beso amigo.
Natacha.

José dijo...

Hola Natacha.
Pienso igual, en estos casos la voluntad del paciente es intocable, y es lo que marca lo que hay que hacer.
Muchos besos.