miércoles, 24 de junio de 2009

EXCUSADOS DE SEGUIR LA VIRTUD... O NO

En principio, todos estamos obligados moralmente a ser lo más virtuosos que podamos, a seguir el bien y evitar el mal. Pero, ¿hay excepciones a esta norma general? En la mayor parte de los casos (no afirmo que en todos), la respuesta, según mi parecer, es que no. Sin embargo, mucha gente opina que sí.
Hace pocos días aparecía un señor en televisión (con el rostro oculto) mostrando con orgullo las armas y estupefacientes con los que traficaba. Además, la entrevista con los periodistas tenía lugar en las escaleras del edificio en que vivía, ¡incluso con vecinos pasando! Lógicamente, después de la emisión de las imágenes por televisión, la policía intervino de oficio y arrestó a este “cráneo previlegiado” del crimen.
Pero me he ido del tema, lo que aquí interesa es que, ante la pregunta del reportero al delincuente sobre si pensaba continuar con sus actividades delictivas, éste respondió: “claro, es lo que me da de comer a mí y a mi familia”. En definitiva, que este sujeto se consideraba habilitado moralmente para extender el sufrimiento, la violencia y el dolor, con la excusa de que él y su familia debían comer. ¿Es válido este razonamiento? Yo creo que rotundamente no.
Pero hay más ejemplos en los que se da un razonamiento similar. Por ejemplo, cuando los paparazzi acosan a cualquier persona y ésta, con toda la razón, protesta, los “periodistas” o “investigadores de la actualidad” se defienden diciendo que están haciendo su trabajo… ¡pues qué trabajo más triste, molestar a los demás!
Esa excusa a mí no me vale. Por la misma regla de tres, deberíamos dejar hacer al sicario al que se le ha encargado nuestro asesinato: es su trabajo.
Continúo con otros supuestos: ¿tiene derecho el desesperado a quitarse la vida, sabiendo el dolor que causará? En este caso, las dudas son mucho mayores, ya que en muchos casos su vida es un infierno, inaguantable. La Iglesia Católica habla sobre este asunto en su Catecismo: el suicidio está siempre mal, pero las circunstancias en que se da pueden constituir un atenuante muy importante. Es decir, que según la Iglesia, ni siquiera en este caso de sufrimiento personal extremo estamos exentos de seguir la virtud. En el caso de la eutanasia, el razonamiento de la Iglesia es similar. En estos dos últimos supuestos, mis dudas son mucho mayores.
Complejos estos temas en los que la conciencia de cada cual juega un papel determinante.
Me interesa mucho conocer cuáles son sus opiniones sobre el particular, conque espero sus comentarios.

18 comentarios:

John C. dijo...

Yo creo que todo es relativo.No todo vale,pero claro que hay excepciones.

El tema del suicidio,que de eso algo se,yo lo veo asi:primero que la Iglesia diga misa porque el suicidio ha sido considerado pecado mortal e incluso se les negaba el entierro "cristiano".Ahora no lo niegan.Te hacen el entierro igual.Pero mas alla de esto creo que a alguien que se mata no se le debe reprochar nada:bastante ha sufrido ya.

Y el ejemplo del delincuente...yo no sé hasta donde llegaría yo para poder comer o dar de comer a los mios.Robar seguro que robaría.Más allá,no.

Gata Negra dijo...

El asesino ese tiene que ser supertonto, anda que salir en público y en la tele diciendo que eres un sicario (o lo que sea) Idiota!! Si es verdad, manten la boca errada, ¿como le vas a dar de comer a tu familia ahora, ehh??? (Pa mi que tiene que ser un montaje...)

En cuanto al suicidio estoy completamente de acuerdo con Johnsi. Pienso que un suicida tiene que estar pasandolo muy mal, y que no tiene la cabeza donde debe. Puede ser un trastorno transitorio de esos. Dicen los expertos que una persona que se suicida lo hace porque piensa que le va a quitar un peso de encima a los que le rodean...

Un beso!

clara dijo...

Creo en niveles de conciencia.
Y siempre existirá la explicación: Entre todas las posibilidades :Hice lo que considera mejor ,más bueno o menos malo.
Es absolutamente reprobable,las explicaciones del tipo ese...
En el caso del suicidio,siempre se tiene en cuenta el sufrimiento que va a infringir y a veces es una especie, de último testamento,me echaran de menos...

Sofía dijo...

Yo creo que el tipo en cuestión podría ponerse a cargar sacos en el puerto o a descargar en Merca Madrid o MErca Málaga o de donde leches sea, incluso ponerse a aparcar coches, limpiar parabrisas o pedir limosna. Hay otras opciones. Lo que pasa es que traficar con armas o drogas da más dinero.

Lo mismo ocurre con la prostitución, podrían ponerse a cuidar niños, cuidar enfermos o ancianos, limpiar casas o escaleras, pero prostituyéndose ganan en dos días lo que las otras en un mes. Me refiero a las que lo hacen libremente, porque han elegido esa opción. Y que conste que no tengo nada en contra de las prostitutas, si ellas están es porque hay demanda.

El tema del suicidio es muy complejo, yo no me atrevo a pronunciarme, jamás arremetería contra alguien que ha decidido quitarse la vida pues ya tendría que estar sufriendo y desesperado para hacerlo. Así que mi respeto para ellos.

Y el tema de la eutanasia, yo creo que en determinadas circunstancias sí debería aplicarse. Pero tratado cada caso como único y especial.

Besos.

majo dijo...

asesinos, traficantes son facilmente reprobables, sobrepasan con creces los limites de los demas. pero hay otros muchos "oficios" disfrazados de legales, que destrozan tambien bastante la vida del otro en beneficio propio.
lo del suicidio.... es mas bien al contrario no? ...
ains....... demasiado temprano para opinar, tengo la neurona todavia dormida.
besos

José Miguel dijo...

Hola John.
Suscribo tu comentario en todo lo que dices.
Robar para comer lo considero totalmente legítimo, de hecho creo que cuando se pilla a alguien robando y se demuestra que es para comer prácticamente no se le castiga.
Con lo del suicidio y la Iglesia, ésta ha corregido mucho aquellas posturas antiguas, y hoy en día, oficialmente "la Iglesia ora por la salvación de aquéllos que han atentado contra su vida".
Un abrazo.

Helen Maran dijo...

Yo creo que tenemos los dos caminos en la vida, la virtud o no depende de cada uno y de lo facil que aveces quieres hacer la vida y luego consiguiendo dinero te destruyes la moral un verdadero dilema que no muchos tiene claro, muy buen post y me ha gustado tu casa he venido por una sencilla respuesta sobre no ser infeliz que diste en un blog y me encanto, te sigo asi estamos conectados, fue un placer estar en tu casa ,re dejo abrazos de luz desde israel.

José Miguel dijo...

Hola Gata.
A ese traficante le está bien empleado lo que le pasó, pero además de por malo, que también, por ingenuo (por decirlo finamente).
Tienes razón, eso de que el suicida se considera una carga para los demás yo también lo había oído.
Besos.

José Miguel dijo...

Hola Clara. Gracias por tu comentario.
Esa explicación de que "entre todas las posibilidades hice lo que consideraba mejor" me parece muy acertada.
Y a veces también se podría decir: "entre todas las posibilidades, hice lo que pude".
Besos.

José Miguel dijo...

Hola Sofía.
En el primer caso estoy de acuerdo contigo.
En el caso de la prostitución lo veo más dudoso, no estoy seguro de cuál es mi opinión.
Con respecto al suicidio y la eutanasia, me parece muy razonable y sensato lo que dices.
Un beso!

José Miguel dijo...

Hola majo.
Bueno, esa neurona aún ha dado de si, jeje.
Estoy de acuerdo contigo, que algo sea legal no lo convierte automáticamente en moral.
Y hay una frase que dice: "No importa cuán ocupados estamos, a la abeja se le exalta, al mosquito se le aplasta".
Hay por ahí mucho mosquito que amparado en la legalidad hace muchas fechorías.
Besos!

José Miguel dijo...

Hola Helen. ¡Qué guay, desde Israel!
Te agradezco tu comentario.
Decía Aristóteles que llegar a ser virtuoso es muy sencillo: simplemente hay que practicar la virtud. No lo veo yo tan claro. Lo que sí es seguro es que la ambición y el dinero nos desvían de la virtud.
Un fuerte abrazo!

La terapia de Rafaela dijo...

Hola querido amigo, has hecho un posteo muy bueno, pero creo que has mezclado 2 o 3 temas.
Estoy de acuerdo contigo que ser traficante o cualquier otra actividad delictiva no se puede excusar con "es para el sustento de mi familia"... es una explicación que se cae por su peso.
Vemos en la TV continuamente "venerar" reconocer, y exaltar las virtudes de varios "chorizos y delincuentes" como modelos a seguir... desde nuestro archiconocido Julián Muñoz y otros peces de ese estanque.
Con respecto a la eutanasia y el suicidio son temas para mi muy complicados y a mi las simplificaciones en este sentido no me gustan.
bss

Soñadora dijo...

Todo un personaje aquel digno contrabandista que cayó en su propia cuadra no? Muy inteligente él!
El problema va en cuándo lo que hacen deja de ser sólo su problema para pasar a perjudicar a los que están a su alrededor, como es el comerciar drogas y armas, o el caso de los "discretos" paparazzi que le hacen la vida imposible al resto! Ahí no hay pero que valga.
El tema del suicidio y la eutanasia son demasiado complicados a mi entender, cada caso es un caso!
Besitos y que pases un lindo fin de semana!

José Miguel dijo...

Hola Rafaela.
Gracias por tu comentario.
Sí, he mezclado unos cuantos temas, pero era simplemente para ponerlos como ejemplos sobre los que reflexionar la cuestión principal.
Por supuesto que los temas tratados son muy complejos como para ventilarlos en un solo post.
Besos!

José Miguel dijo...

Hola Soñadora.
Ni un solo "pero" puedo poner a lo que dices. Como siempre, muy sensatas tus palabras.
Besos y lo mismo, buen finde!

Ojoavizor dijo...

Siempre me he preguntado sobre el lado oscuro de "la virtud", así como del lado claro del "pecado".

Con los años, y con algunas intensas experiencias vividas, he podido percibir y palpar, que los seres humanos, no somos totalmente buenos, ni totalmente malos. Es más,he llegado a pensar que más importante que juzgar las conductas buenas o malas de las gentes, es reflexionar sobre el efecto positivo o negativo que sus conductas tienen sobre la vida de los demás. Por eso, creo que sería mucho mas enriquecedor, fortalecer nuestras virtudes con el ejemplo y ser compasivos con nuestros propios demonios, sin culpas, ya que ellos son parte de nuestra naturaleza. Por eso, pienso que la vida se trata de un constante balance entre nuestras virtudes y defectos, que nos recuerda que nunca seremos dioses,sino simples y livianos espíritus en constante evolución.

Muy buen post mi muy estimado José. Como siempre.

Ojoavizor

José Miguel dijo...

Hola Ojoavizor.
Muy enriquecedor tu comentario.
Efectivamente, yo también pienso que nadie es bueno o es malo, hay una amplia escala de grises entre el blanco absoluto y el negro absoluto.
Y además, como tú también comentas, podemos cambiar, con lo que en una persona en la que predominen actos malos puede darse el cambio hacia el predominio de actos buenos.
Por otra parte, lo que dices me recuerda a un pensador español, no recuerdo exactamente cuál, que decía que más que santos necesitamos personas con sentido común. Así es, la perfección en nuestro proceder no existe.
Un fuerte abrazo.