sábado, 22 de octubre de 2011

CÓMO MEJORAR LA RESILIENCIA

En su día, escribí ya sobre la resiliencia (ver aquí), esta cualidad psicológica que está tan de moda ahora. Realmente es una cualidad importante para nuestras vidas.

El siguiente decálogo es un resumen del que figura, en lengua castellana, en la página web de la American Psychological Association (ver decálogo íntegro en la página 4 de este enlace).

1. Establezca relaciones.
Establezca buenas relaciones con familiares y amistades. Participe en grupos de su comunidad (parroquia, ONG…). Acepte ayuda de sus relaciones. Ayude a otros que lo necesiten.

2. Evite ver las crisis como obstáculos insuperables
Cambie las interpretaciones que hace de las situaciones problemáticas. Piense que en el futuro las cosas mejorarán.

3. Acepte que el cambio es parte de la vida
Acepte las circunstancias que no puede cambiar para enfocarse en las circunstancias que si puede alterar.

4. Muévase hacia sus metas
Desarrolle algunas metas realistas. Haga algo regularmente que le permita moverse hacia sus metas, aunque le parezca que es un logro pequeño.

5. Lleve a cabo acciones decisivas
Actúe de la mejor manera que pueda, es mejor que ignorar los problemas.

6. Busque oportunidades para descubrirse a sí mismo
Las personas que han experimentado situaciones difíciles han expresado tener mejoría en el manejo de sus relaciones personales, un incremento en la fuerza personal, la sensación de que su autoestima ha mejorado, una espiritualidad más desarrollada y una mayor apreciación de la vida.


7. Cultive una visión positiva de sí mismo.
Desarrolle la confianza en su capacidad para resolver problemas.

8. Mantenga las cosas en perspectiva.
Aun cuando se enfrente a eventos muy dolorosos, mantenga una perspectiva a largo plazo. 

9. Nunca pierda la esperanza.
Una visión optimista le permite esperar que ocurran cosas buenas en su vida. Trate de visualizar lo que quiere.

10. Cuide de sí mismo
Interésese en actividades que disfrute y encuentre relajantes. Ejercítese regularmente.

7 comentarios:

John C. dijo...

Es muy facil decirlo,y muy dificil hacerlo.Debería haber un decalogo mas sencillo...al menos para empezar.

Sigue sin gustarme demasiado como suena esa palabra.La confundo con "residencia".Sin coñas.

José Miguel dijo...

Sí, la verdad es que la palabreja se las trae.
Estoy de acuerdo contigo John, este decálogo es difícil de cumplir. Este es el último que pongo, que en realidad no me gustan mucho los decálogos.

Sonia dijo...

Son todos consejos muy buenos. Voy a buscar tu entrada anterior para ver qué es eso de la resilencia.

Besos.

Sonia dijo...

Bueno, pues ya he leído qué es la resilencia y creo que tengo bastante de ello. De hecho cuando he leído cómo mejorar la resilencia he pensado "si eso es lo que intento cada día". Decir que no creo que sea de familia pues mi madre, por ejemplo, es todo lo contrario a mí, se viene abajo enseguida. A veces me cuesta hasta coger el teléfono para llamarla (y mira que la adoro, y procuro llamarla a diario) porque como esté depre te contagia casi. Y "mi socio" también es muy parecido a mi madre, tienen los dos muy poco espíritu. Yo, en cambio, soy optimista por naturaleza, y puedo estar tristona un rato, o un día, o dos, como mucho una semana, pero enseguida me rebelo y lucho contra viento y marea por cambiar lo que tenga que cambiar y por tirar p'alante y VIVIR. Mi lema es (aparte de vive y deja vivir) si tiene arreglo no te preocupes, y si no lo tiene para qué te vas a preocupar...

Besos.

José Miguel dijo...

Hola Sonia.
Es buen lema ese que tienes. Yo reconozco que tengo poca resiliencia, pero bueno, se trata de mejorar un poco día a día.
Besos!

Soñadora dijo...

La palabra no dice mucho de que se trata no? Pero también he leido acerca de ésto en la revista Selecciones, y me parece que al igual que Sonia, tengo una dósis de ésto en desarrollo! jejeje
Besitos!

José Miguel dijo...

Hola Soñadora!
Q envidia me dais, afortunadas vosotras que tenéis resiliencia. Es verdad que se me olvidó poner la definición. Vendría a ser sinónimo de resistencia contra la adversidad. Por cierto, que me gusta mucho tu otro blog, el de los haikus.
Besos!