viernes, 14 de octubre de 2011

DECÁLOGO PARA LOS ENFERMOS CRÓNICOS

El decálogo que sigue es un resumen del realizado por Cynthia Perkins, consejera de salud holística que ayuda a pacientes de enfermedades crónicas. Este decálogo está recogido íntegramente en la pádina web de la Federación Mundial de la Salud Mental (pág. 40 y siguientes de este enlace).

DECÁLOGO PARA EL CONTROL DE LAS ENFERMEDADES CRÓNICAS

1. Nutrición adecuada
Somos lo que comemos. Lo que comemos tiene un impacto profundo en nuestra salud mental y física. Es esencial comer una dieta sana para funcionar de forma óptima.


2. Ejercicio
La incorporación de ejercicio en su vida es crucial para la mente y el cuerpo. La secreción natural de endorfinas que ocurre con el ejercicio es maravillosa para mejorar el estado de ánimo y es un analgésico estupendo.

3. Alimentación del espíritu
Participe en actividades que le hagan sentir íntegro, vivo y en unidad con el universo.
Cultive el yoga, la meditación, plegarias, comunión con la naturaleza, música, arte, escritura, paseos o las relaciones profundas y significativas.

4. Asuma un papel activo en la atención de su salud
Usted está con su cuerpo las 24 horas del día, de modo que nadie sabe mejor que usted el impacto de su enfermedad o de los enfoques de tratamiento sobre su vida.
Sea un participante activo en los enfoques del tratamiento. Investigue todas las posibilidades y presente opciones a su médico.


5. Comunicación
La comunicación directa con los proveedores de atención sanitaria, amigos, familiares, etc. es vital para su salud  así como para la calidad de sus relaciones. Usted recibirá la mejor atención posible si su médico entiende claramente sus síntomas y el impacto que le causan su enfermedad y tratamiento.

6. Infórmese
Aprenda todo lo posible sobre su enfermedad y sus opciones. Consulte con médicos, nutricionistas, proveedores de atención sanitaria alternativa, otras personas con su dolencia, etc.

7. Tómese las cosas con calma
Fije prioridades. Divida las tareas y actividades en categorías difíciles y fáciles y prepare una lista según la prioridad. Haga primero las cosas urgentes o las más importantes y luego las otras. Divida las metas a largo plazo en varias metas a corto plazo. Permítase dejar la lista sin terminar.

8. Humor e inspiración
El humor y la inspiración son buenos para el espíritu y el sistema inmune, y necesarios para ayudarnos a mantener las cosas en perspectiva y por encima de la negatividad.
Mantenga citas, imágenes de la naturaleza o chistes en su espacio cotidiano donde los pueda ver con frecuencia. También puede ver películas divertidas, leer tiras cómicas o revistas o libros para inspirarse.

9. Cultive las relaciones principales
Todos necesitamos amor y apoyo. Las relaciones hacen que la vida merezca la pena.Dé prioridad a las personas más importantes para usted y resérveles tiempo de calidad. Fomente la comunicación abierta de las emociones.
Afronte directa y honestamente el impacto de la enfermedad sobre sus relaciones.

10. Reduzca el estrés
Busque maneras de afrontar el estrés eficazmente.
Si fuera posible, delegue responsabilidades a otras personas en su vida. Abrevie las visitas y actividades cuando sea necesario. Participe en actividades que calmen y relajen como por ejemplo masajes, meditación y ejercicio.
Mantenga la sencillez en su vida; disfrute de las cosas simples de la vida. 

Creo que estas recomendaciones nos pueden venir bien a todos, aunque sólo sea recordándonos cosas que, no por ya sabidas, dejan de ser importantes.

6 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Y si. Son buenos consejos.

El problema es que no todo depende de uno.

Un abrazo.

José Miguel dijo...

Bueno, por lo menos ponemos lo más que podamos de nosotros mismos, y lo que no depende de nosotros...¡ya se verá!
Un abrazo!

John C. dijo...

11.-NO PIERDA JAMÁS LA ESPERANZA.Y SONRÍA.NADA ESTÁ PERDIDO.

José Miguel dijo...

Inmejorable colofón para este decálogo, john, gracias!

Soñadora dijo...

Me parece un decálogo muy útil y aplicable aún a quien no tiene una enfermedad crónica.
Besitos,

José Miguel dijo...

Es cierto Soñadora, es aplicable para todo el mundo.
Besos.