lunes, 3 de octubre de 2011

EL HOMBRE SUFRE... Y GOZA


La historia que viene a continuación no es mía, pero no sé decir ni de quién es ni dónde la leí:

Un rey pidió en una ocasión a un erudito muy famoso de su reino que le escribiera lo más brevemente posible la Historia de la humanidad. Pasados los años, el erudito le presentó al rey 10 volúmenes en los que se referían los acontecimientos más relevantes de la Historia. El monarca, agobiado por sus regias tareas, le dijo al sabio que resumiera, porque él no tenía tiempo para leer tanto. De nuevo, tras cierto tiempo, el sabio llevó al rey su nueva obra, esta vez de 3 volúmenes, en los que el autor había resumido los hechos más significativos del devenir humano sobre la faz de la tierra. El rey vuelve a decirle que no tiene tiempo para leer tanto. En ese momento, el rey cayó enfermo y, en su lecho de muerte, mandó llamar al erudito, pidiéndole  que le contara en pocas palabras los hechos más importantes de la historia humana. El erudito le susurró entonces al rey tres palabras: el hombre sufre.

Yo diría que la conclusión de la historia es un poco sesgada, porque el hombre sufre pero también goza. El cielo y el infierno están en la Tierra, y todos transitamos de uno a otro y de otro a uno con muy dispares suertes.

6 comentarios:

John C. dijo...

Estamos aqui para padecer,solo que de cuando en cuando hay momentos para el placer porque sino nos volveriamos locos(como ai no estuvieramos ya bastante).

En resumen,que estoy a favor de un Diluvio Universal part two o que los Jinetes del Apocalipsis empiecen a cabalgar ya.

(No me pillas hoy con fé en lo bueno y en lo positivo,no).

José Miguel dijo...

Ya te veo ya, que no tienes un buen día. Piensa que mañana será otro día, y mejor deja a los jinetes del Apocalipsis en el establo XD

Sonia dijo...

Te doy la razón en que el hombre sufre pero también goza y que aquí en la Tierra tenemos el cielo y en infierno. Todos pasamos por momentos malos, dias malos, semanas malas, meses malos, años malos e incluso rachas malas que pueden durar varios años, pero también pasamos por rachas buenas, y para poder apreciarlas mejor hace falta pasar antes por las malas, sólo entonces sabemos apreciar lo bueno, saborearlo, disfrutarlo de verdad. Pero es que hasta en las malas épocas no todo es malo, hay momentos divertidos, anécdotas, la sonrisa de un niño, sus ocurrencias, un café con un amigo, un chiste que te cuentan, una película que te gusta mucho, un libro que te encanta, una canción, un arcoiris, una flor,… Yo es que soy optimista por naturaleza, me gusta ver el vaso medio lleno, y aunque he tenido épocas muy malas y me he venido abajo, pero después de 3, 4 días o una semana, me he levantado y he dicho “no van a poder conmigo”, y aunque todo siguiese en contra he luchado contra viento y marea, mil veces me he caído y mil veces me he levantado. Ahora estoy en una época buena, pero sé que esto es cíclico y que vendrán épocas malas de nuevo, pero intentaremos sortearlas y sobrevivir en el intento.

Besos.

Sonia dijo...

La vida es así, te va dando una de cal y una de arena. Y si estudiamos la historia vemos principalmente guerras, por eso sería lo de “el hombre sufre”, pero también grandes descubrimientos, avances científicos, sociales,… No todo es malo.

José Miguel dijo...

Hola Sonia!
Te mando las mejores vibraciones para que esa época buena en la que estás dure lo más posible.
Besos!

Sonia dijo...

Gracias, José Miguel. Mis mejores deseos también para tí.

Un abrazo.